Asciz pide al Principado que defienda la continuidad de la Fábrica de La Vega y el comité destaca la pasividad del mismo

OVIEDO, 23 (EUROPA PRESS) El portavoz del grupo municipal Asamblea de Ciudadanos por la Izquierda, Roberto Sánchez Ramos, pidió hoy al Gobierno del Principado y al Parlamento asturiano que defiendan la continuidad de la fábrica de La Vega, en Oviedo, evitando de ese modo su traslado a Trubia tal y como propone la compañía, porque a su juicio "no es un problema sólo de Oviedo, sino que es un problema de toda Asturias y los asturianos". Sánchez Ramos hacía este llamamiento en una rueda de prensa ofrecida junto a los representantes del comité de empresa con su presidente, Amador García, a la cabeza. García indicó que como trabajadores les preocupa la "excesiva pasividad del Ejecutivo regional" mostrada hasta ahora respecto a la situación de la factoría, que a su juicio debería estar celebrando reuniones constantes para defender el mantenimiento de la Fábrica. El portavoz de Asciz mantuvo hoy un encuentro con varios representantes de la compañía General Dinamics, la empresa propietaria de Santa Bárbara, para hablar de su plan de reunificación en Trubia. Por parte del grupo, acudieron Jesús Redondo, vicepresidente, y Teresa La Cruz, responsable de Relaciones Institucionales. Sánchez Ramos indicó que si alguna conclusión ha sacado de ese encuentro es que "la privatización de la factoría ha sido un fracaso estrepitoso que en ocho años ha supuesto la eliminación de más de 120 puestos de trabajo, no se han hecho las inversiones prometidas y además ha supuesto la pérdida de competitividad". Dijo además que la empresa hace un análisis "absolutamente economicista" de la situación y plantea que con la fusión de los dos centros de trabajo lograría reducir los gastos en 2,5 millones al año y aumentaría un 12% la producción. "Y además dejarían 120.000 metros cuadrados de suelo libre en el corazón urbanístico de Oviedo", dijo Sánchez Ramos. "La fusión de ambos centros será a medio plazo la muerte de las plantas asturianas de la compañía", dijo Sánchez Ramos, que hizo también un llamamiento a los ciudadanos de Oviedo para que defiendan la fábrica ovetense. Así mismo quiso dejar claro que la situación a la que se quiere llevar la empresa no sería posible sin la connivencia del Ministerio de Defensa. En este sentido el presidente del comité de empresa manifestó que los ciudadanos deben conocer la "gran farsa de intereses urbanísticos" que se esconde detrás de la situación y afirmó que las instalaciones de Oviedo podrían dar empleo a 80 o 90 personas más si no se hubiesen quitado dos líneas de fabricación. "Nos da envidia ver como en otras comunidades se apuesta por este sector que, lejos de estar en crisis, se sitúa como uno de los sectores de vanguardia, mientras en Asturias no se hace nada por mantener los ya sólo 300 puestos de trabajo", dijo García, que denunció como la compañía fue abandonando y dejando escapar clientes por los que otras empresas se pelean.