El comité de Alonarti Envases comienza mañana un encierro en la planta de de O Porriño para pedir un plan de futuro

Denuncian la "degradación" del proceso productivo en los últimos dos años

VIGO, 13 (EUROPA PRESS)

El comité de empresa de Alonarti Envases, firma dedicada a la elaboración de tubos para dentífricos y tintes del pelo, comenzará mañana un encierro indefinido para pedir a la compañía un plan que garantice la el futuro de la compañía y de los puestos de trabajo del centro ubicado en la localidad pontevedresa de O Porriño.

Según explicó, en declaraciones a Europa Press, la presidenta del comité de empresa, Vanesa Díaz, los problemas en Alonarti --la antigua Artística--, comenzaron cuando la empresa fue comprada por la constructora Vialmar, hace dos años. Asimismo, indicó que el grupo inmobiliario trasladó el centro de trabajo de la calle Tomás Alonso en Vigo al polígono de As Gándaras en O Porriño (Pontevedra) pero "sin implantar sistemas de producción y de calidad".

Esta situación dio lugar a que el proceso productivo se haya ido "degradando" en los últimos años, por lo que los representantes de los trabajadores intentaron dialogar con la empresa e incluso formularon propuestas de mejora. Sin embargo, denuncian que la empresa ha dado una respuesta "nula" y "dice que no tiene soluciones encima de la mesa".

La presidenta del comité lamentó que en los últimos años, la compañía ha pasado de tener un buen sistema de producción, e incluso ser un "ejemplo", a haber cerrado el mes de marzo con hasta "40 reclamaciones" de clientes, mientras que antes "había 4 o 5 en todo un año". Asimismo, explicó que de 100 piezas que se producen "22 van a la basura".

DEUDA

Díaz explicó que a esta "degradación del proceso productivo" se suma la deuda de más 1,5 millones de euros que tiene la empresa, por lo que aseguró, los 125 trabajadores fijos de los que se compone la plantilla están "preocupados" por su futuro, debido a que la compañía está "a la deriva".

Por todo ello, mañana a las 6.30 horas comenzará el encierro en el local que el comité tiene en las instalaciones de O Porriño. Los representantes del personal tienen previsto permanecer en ese lugar mientras la no se les garantice un plan de producción y calidad que "permita que sobreviva la empresa".