El PP pide al Gobierno que "dé la cara" con la situación "real" de la fábrica de fibroyeso de GFB

SANTANDER, 11 (EUROPA PRESS)

La diputada del Grupo Parlamentario Popular de Cantabria, María Antonia Cortabitarte, pide al Gobierno regional que "dé la cara" con la situación "real" de la fábrica de fibroyeso de GFB en Marina de Cudeyo, para lo que ha presentado una interpelación que se debatirá en la Cámara cántabra el próximo día 20.

"Un año después de las primeras denuncias realizadas por el PP se están cumpliendo los peores presagios. Y por la actuación del Gobierno podemos deducir que cada vez está más próximo el final", apuntó Cortabitarte, quien sostuvo que el futuro de la planta "pende de un hilo".

En la iniciativa parlamentaria, inquirirá al Gobierno sobre el estado real de GFB y los planes para "sacar de este atolladero", así como qué va a pasar con la "enorme cantidad de dinero invertido" en lo que consideró que es "la historia del mayor fracaso de Revilla".

La diputada se refirió a que a día de hoy, la fábrica no ha iniciado su actividad, hay un expediente de regulación de empleo y se ha presentado un concurso de acreedores.

Cortabitarte recordó que con las condiciones del protocolo inicial firmado por el Sr. Revilla el 1 de marzo de 2004 en Costa Rica el Gobierno entraba en un proyecto empresarial, con un capital social de 64 millones de euros: 44 millones los ponían los socios costarricenses y 20 millones el Gobierno, y entraba en lo que era un negocio saneado con capital y con maquinaria que aportaba el socio costarricense, y sin endeudamiento de partida.

La diputada detalló que lo acordado se modificó "radicalmente" cinco meses después, en agosto de 2004, cuando se firmó la escritura de constitución de GFB, cuando en ese momento se rebajó el capital social a 33,8 millones, y se inició un negocio en el que "lo primero que se hizo fue endeudarse por 44 millones de euros para comprar una maquinaria que no se peritó".

"La consecuencia es que la sociedad que se crea , empieza su marcha siendo una empresa descapitalizada, seriamente endeudada y con una importante carga financiera que todavía hoy arrastra, y para rato. Esto no era lo acordado en el protocolo inicial , del negocio acordado al que se ha ejecutado va un abismo", criticó.

"En definitiva, un proyecto que ha pasando de una inversión inicial estimada de 67,6 millones de euros , a una inversión realizada actualmente de 100 millones de euros, es decir, ha habido un desvío del coste del proyecto, según ha dicho el propio Gobierno, de 40 millones de euros", resumió.

A juicio de la parlamentaria 'popular, "ahora en el Gobierno nadie quiere dar la cara por GFB". "¿Dónde está el Gobierno? ¿están todos escondidos debajo de las piedras? Nadie da la cara ni da explicaciones cuando las noticias que se van conociendo sobre GFB son cada vez peores", remachó.