Mañana empieza el encierro de 32 horas de los trabajadores de Hitecsa en Cabanillas (Guadalajara)

GUADALAJARA, 22 (EUROPA PRESS) El Comité de Empresa, los responsables del Metal de UGT y CCOO y los representantes de los trabajadores de Hitecsa, en Cabanillas del Campo (Guadalajara), inician mañana las primeras medidas de presión ante el fracaso de las conversaciones con la empresa y el inmovilismo de las mismas que pasan por encerrase en el interior de la fábrica durante 32 horas. También anunciaron la paralización de la producción, con una huelga convocada para el día 31 de marzo donde se trasladarán a Vilanova i la Geltrú para participar en una gran manifestación. El Comité advirtió de las maniobras de la compañía para realizar un cierre sin presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) o la oferta de un traslado a la planta de la localidad catalana, donde no les garantizan su puesto de trabajo a medio plazo ya que también se encuentra en proceso de un ERE. "Estamos ante un despido colectivo encubierto, fraudulento e ilegal. Apostamos por mantener la empresa aquí", afirmó Carmelo Berdún, de CCOO. En este sentido, instó a las administraciones competentes a actuar. "En un expediente de traslado como éste la Dirección Provincial de Trabajo puede alargar el periodo de consulta e incluso la de paralizar el traslado hasta un máximo de 6 meses. Hemos dicho a la empresa que vamos a empezar a trabajar en este camino", agregó Berdún, quien consideró la operación una clara deslocalización, pues "es una empresa que pasa por momentos delicados, hemos planteado alternativas, pero no vamos a permitir que se cierre", agregó. "Se trata de la maniobra de un empresario impresentable, cerrando una fábrica de la manera más rastrera posible. Es absurdo el traslado de 40 personas a Barcelona, cuando en Barcelona no hay trabajo. Es una estrategia burda para abaratar costes con aquellos que no acepten la oferta", señaló el responsable del Metal de UGT, Jesús Butrón.