Trabajadores de Lusográfica continuarán el encierro hasta que se produzca una reunión con la empresa la próxima semana

CCOO considera "difícil" que la Junta consiga llegar a un acuerdo con el propietario de la empresa de Olivenza MÉRIDA, 15 (EUROPA PRESS) Los trabajadores de la empresa Lusográfica de Olivenza continuarán el encierro hasta que se produzca una reunión con representantes de la sociedad, que proponen tenga lugar el próximo viernes, aunque con la posibilidad de adelantar la fecha si ello es preciso para que puedan asistir todas las partes. El secretario general de la Federación de Comunicación y Transporte de CCOO, Luis Cortés, explicó a Europa Press que ha sido la representación de los trabajadores la que ha fijado la fecha del viernes 20 ante la ausencia de portavoces de la dirección de la empresa en la conciliación que se había convocado para hoy en Mérida en la sede de la Fundación de Relaciones Laborales de Extremadura. En concreto, en el encuentro de esta mañana en la capital extremeña estaba prevista la asistencia del abogado de la empresa, quien finalmente no estuvo presente. Esta mañana Cortés recibió un fax del letrado señalando que le era "imposible asistir" a esta reunión pero que "estaba dispuesto" a acudir a un encuentro la semana que viene. Además, Cortés criticó el hecho de que en Lusográfica "no ha habido nunca una relación entre el empresario y los trabajadores para analizar la situación de la empresa". "Las normas son que los representantes deben estar informados de en qué momento está la situación, y aquí nos estamos enterando por la prensa", agregó. VE "DIFÍCIL" UN ACUERDO CON EL PROPIETARIO Preguntado por la actuación de la Junta de Extremadura, teniendo en cuenta que la sociedad pública Sofiex es accionista de Lusográfica, el secretario sindical dijo estar al tanto de que el Gobierno regional "está intentando por su cauce salvar esto, con un posible comprador o llegar a un acuerdo con el antiguo". "Cosa que me parece difícil", señaló respecto a esta última posiblidad. Ante esta situación, Cortés dijo que la labor de CCOO es "apoyar a los trabajadores para que esto salga bien". "Seguimos trabajando y haciendo todas las gestiones que estén en nuestra mano para que la empresa a ser posible continúe y que si no es posible los trabajadores reciban la indemnización que le corresponde por ley y que debe pagar el empresario cuando éste no es insolvente", explicó. Al respecto, señaló que "este empresario lo que quiere es cerrar esto y que encima las indemnizaciones las pague el Fondo de Garantía Salarial que es el dinero de todos los extremeños". Cortés reiteró que CCOO quiere la "continuidad de la empresa" y si no fuera así que "que los trabajadores cobren su indemnización legal por despido, sus 45 o 33 días". "Pero que eso lo pague el empresario, a no ser que sea insolvente y entonces es cuando lo paga el Fogasa; pero nosotros dudamos mucho que este empresario sea insolvente, este empresario tiene empresas en toda España y lo que hace es llevarse el dinero de aquí hacia otros sitios", sentenció.