El Gobierno brasileño pretende acabar con la condición de no imputables que tienen los indios

  • Brasilia, 12 abr (EFE).- Un proyecto promovido por el Gobierno brasileño pretende acabar con la condición de no imputables ante la ley que tienen los indios en el país y establecer nuevas reglas que permitan la explotación de recursos minerales en sus reservas, informó hoy la prensa local.

El Gobierno brasileño pretende acabar con la condición de no imputables que tienen los indios

El Gobierno brasileño pretende acabar con la condición de no imputables que tienen los indios

Brasilia, 12 abr (EFE).- Un proyecto promovido por el Gobierno brasileño pretende acabar con la condición de no imputables ante la ley que tienen los indios en el país y establecer nuevas reglas que permitan la explotación de recursos minerales en sus reservas, informó hoy la prensa local.

En caso de que la propuesta sea aprobada en el Congreso, "las leyes no tratarán más al indio como un ser inferior o incapaz, sino como a un ciudadano brasileño, con derechos y deberes", declaró al diario O Estado de Sao Paulo el presidente de la Fundación Nacional del Indio (Funai, oficial), Marcio Meira.

El Estatuto de los Pueblos Indígenas en vigor en Brasil data de 1973 y dice que "no hay crimen" cuando un indio "practica un hecho sin tener conciencia del carácter delictivo de su conducta, en razón de los valores culturales de su pueblo".

Esa normativa ha sido un obstáculo para la justicia, incluso en casos de asesinatos cometidos por indios, que han quedado impunes o se arrastran durante años en los tribunales.

Según la propuesta difundida por el periódico O Estado de Sao Paulo, la intención es que se determine, mediante informes antropológicos, "si un indio sabe cuándo su conducta es criminal y si está o no de acuerdo con los valores de su pueblo".

En opinión del secretario de Asuntos Legislativos del Ministerio de Justicia, Pedro Abramovay, "un indio tiene capacidad de entender lo que está bien y lo que está mal y eso debe ser analizado de una forma diferente por la justicia".

Otro cambio importante en la propuesta se refiere a la actividad económica en las reservas indígenas y en especial en el área de la minería, pues muchas de esas tierras atesoran grandes reservas de minerales.

Hasta ahora, la explotación de recursos minerales en reservas indígenas está expresamente prohibida por la ley.

La propuesta impulsada por la Funai plantea que se permita la actividad, siempre y cuando las empresas lleguen a acuerdos con los indios y paguen a éstos "una contrapartida".

En Brasil existen 600 reservas indígenas, que están habitadas por cerca de 480.000 miembros de 227 etnias y ocupan 109,6 millones de hectáreas, equivalentes al 13 por ciento del territorio nacional.

"Es necesario permitir que el país lidie con esas áreas de una manera más inteligente", afirmó Abramovay, quien sostuvo que los cambios propuestos en la legislación permitirían incluso un mayor desarrollo económico para los propios indios.