La crisis deja otras 54.500 personas sin trabajo en el corazón industrial de Brasil

  • Río de Janeiro, 13 feb (EFE).- En enero pasado 54.500 personas perdieron sus puestos de trabajo en la industria del estado de Sao Paulo, el motor de la economía de Brasil, dijeron hoy empresarios del sector.

La crisis deja otras 54.500 personas sin trabajo en el corazón industrial de Brasil

La crisis deja otras 54.500 personas sin trabajo en el corazón industrial de Brasil

Río de Janeiro, 13 feb (EFE).- En enero pasado 54.500 personas perdieron sus puestos de trabajo en la industria del estado de Sao Paulo, el motor de la economía de Brasil, dijeron hoy empresarios del sector.

Se trata del cuarto mes consecutivo de pérdida de puestos de trabajo, según las cifras divulgadas por la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp).

La disminución absoluta equivale a 2,2 por ciento comparada con enero de 2008 y es el peor resultado para un primer mes del año desde 2002.

Comparado con diciembre pasado, los despidos aumentaron 1,86 por ciento, con 32.500 empleos menos que los registrados en diciembre, según los datos de la Fiesp.

"Inauguramos 2009 con pérdida de puestos de trabajo en enero, a diferencia de lo que ocurrió en años anteriores. En el peor de los escenarios, había estabilidad en el primer mes del año", señaló el economista Paulo Francini, director del Pesquisas y de Estudios de la Fiesp.

"El mundo jamás presenció una crisis de esta dimensión que vemos ahora", resumió.

Desde septiembre el sector industrial de Sao Paulo ha perdido 200.000 puestos y diciembre fue el peor mes desde 1994, con 130.000 dimisiones.

En el estado de Sao Paulo están asentadas las principales industrias manufactureras de Brasil y su Producto Interno Bruto (PIB) equivale a un tercio del de todo Brasil.

La encuesta de la Fiesp estudió 3.039 empresas que generan 1,124 millones de empleos.

De los 22 sectores industriales estudiados, 19 tuvieron resultados negativos. El mayor número de despidos estuvo concentrado en los segmentos automotriz, confección de vestuarios y accesorios, plásticos y caucho, metal y productos alimenticios.

Francini señaló que el número de despidos es menor que el de diciembre pasado, pero cobra importancia por que pese a que el indicador ha parado de crecer, los resultados son peores de lo esperado.

Los sectores que más han sentido la crisis primero son los vinculados al crédito, que según los empresarios se ha paralizado en los últimos meses.

Mientras tanto, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó que las empresas "exageran en los despidos" y se precipitaron en su interpretación del escenario de crisis.

Lula afirmó que se ha quejado personalmente con los capitanes de las principales empresas brasileñas, entre ellas la trasnacional minera Vale, que envió a la calle a miles de empleados en todo el mundo.

"Casi todas las empresas brasileñas están muy capitalizadas. Todas ganaron mucho dinero en 2008", dijo Lula.

"Es una crisis sobre la que no tenemos control. Yo diría que es la quiebra del sistema financiero mundial", dijo Lula al afirmar que en Brasil el Gobierno ya está normalizando el crédito, por lo que "no es justo" despedir a los trabajadores.