Brasil estudia adelantar una regulación para la ampliación del uso del biodiesel

  • Sao Paulo, 8 mar (EFE)- El Gobierno brasileño estudia adelantar los plazos para aumentar el uso obligatorio de biodiesel, luego de consolidarse como el tercer productor y consumidor mundial del combustible alternativo que es mezclado al diesel convencional, informó hoy la estatal Agencia Brasil.

Brasil estudia adelantar una regulación para la ampliación del uso del biodiesel

Brasil estudia adelantar una regulación para la ampliación del uso del biodiesel

Sao Paulo, 8 mar (EFE)- El Gobierno brasileño estudia adelantar los plazos para aumentar el uso obligatorio de biodiesel, luego de consolidarse como el tercer productor y consumidor mundial del combustible alternativo que es mezclado al diesel convencional, informó hoy la estatal Agencia Brasil.

El país suramericano produjo 1.200 millones de litros de biodiesel en 2008, y se ubicó detrás de Alemania y Estados Unidos, pero la capacidad comprobada de producción en enero era de 3.700 millones de litros anuales, según datos del Ministerio de Minas y Energía.

Con la capacidad de doblar la producción, el Gobierno pretende reglamentar en los próximo días el uso obligatorio del 4,0 por ciento del biodiesel producido de oleaginosas como la soja y el girasol, medida que estaba prevista sólo para entrar en vigor en el segundo semestre.

A mediados de 2008 la ley de biocombustibles pasó a exigir una mezcla obligatoria del 3,0 por ciento, después de una fase de tres años con proporción del 2,0 por ciento.

Otra de las pretensiones del Gobierno es la de adelantar de 2013 para 2010 la fecha para la mezcla obligatoria en un 5,0 por ciento.

En Brasil se desarrolla también la industria automotriz de vehículos movidos sólo por ese tipo de combustible, con proyectos experimentales de flotas de autobuses eléctricos con plantas de energía a partir del biodiesel.

Brasil es también líder mundial en la producción, exportación y consumo de etanol de caña de azúcar, con una flota de siete millones de vehículos "flex fuel", que salen de fábrica con capacidad para abastecerse de gasolina o del alcohol carburante en un mismo tanque y con cantidades indiscriminadas.

El etanol es mezclado también entre un 25 por ciento y 30 por ciento de manera obligatoria a la gasolina fósil.