Comerciantes y trabajadores de Santiago en Irun se manifestarán el martes para pedir la revisión de la reurbanización

SAN SEBASTIAN, 21 (EUROPA PRESS)

Comerciantes y trabajadores de Santiago se manifestarán el próximo martes para exigir ser recibidos por el alcalde de Irun, José Antonio Santano (PSE), y que el Ayuntamiento del municipio guipuzcoano acepte revisar el proyecto de reurbanización de esta zona, "de forma que se eliminen menos plazas de aparcamiento y evitar así la ruina".

En un comunicado, señalaron que no se oponen a "adecentar la zona" pero consideran que el proyecto actual del Ayuntamiento supone "la ruina" para los treinta comercios y los 150 trabajadores que se sitúan en la zona de Santiago, "ya que se nos quiere dejar con 82 plazas de aparcamiento frente a las 200 actuales, con lo que los clientes optarán por acudir a las grandes superficies".

En ese sentido, exigen que el alcalde les aclare "si ese es el modelo de ciudad que desea para Irún, un comercio local arruinado por decisiones poco meditadas y que las grandes superficies se lleven nuestros clientes".

"No entendemos cómo el dinero que el Estado ha decidido dar a los ayuntamientos para reactivar la economía local, a través del llamado Plan Zapatero, va a ser utilizado para arruinar a 150 familias que viven de los clientes que atraviesan el puente de Santiago", denunciaron.

Los comerciantes afectados se quejan de la postura inamovible del concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Páez, y señalaron que el edil les ha dicho que "la obra se va a ejecutar como está proyectada para cumplir los plazos que exigen los fondos estatales y que después si hace falta ya se levantará todo y se construirá un parking subterráneo".

En ese sentido, explicaron que han encargado un proyecto alternativo que mantiene un amplio espacio verde y, a la vez, garantiza la existencia de 160 plazas de aparcamiento. "Son menos de las que hay actualmente, pero creemos que en este tema todos tenemos que ceder y creemos que es la mejor manera de contentar a todas las partes", señalaron.

"Comprendemos la premura del Ayuntamiento, que tiene que acometer ya la obra para optar a los fondos estatales, pero nuestro proyecto puede ser adaptado en horas sin afectar al inicio de los trabajos que son inminentes ya que han puesto ya hasta los carteles", concluyeron.