AMPL.-UE.- Zapatero alerta de síntomas inquietantes de nacionalismo antieuropeo, xenofobia y tentaciones proteccionistas

Anuncia que iniciará "en breve" contactos con partidos y CCAA para preparar la presidencia española MADRID, 12 (EUROPA PRESS) El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, alertó hoy de la existencia de algunos "síntomas inquietantes" de "nacionalismo antieuropeo", "xenofobia" y "tentaciones proteccionistas" que ha percibido en los últimos meses en la UE, si bien eludió "por educación" nombrar a ningún país concreto. El jefe del Ejecutivo hacía referencia así a los ataques violentos contra la población extranjera no comunitaria en Italia, fundamentalmente rumanos, las manifestaciones de ciudadanos británicos contra los contratos a extranjeros y al plan de apoyo al sector del automóvil en Francia, que ha despertado las críticas en varios países europeos, al considerarlo proteccionista. Zapatero se pronunció así durante una conferencia organizada por la Asociación de Periodistas Europeos en la Fundación Carlos Amberes para que presentase las prioridades de su Ejecutivo para ese periodo, sobre el que el Gobierno ya está trabajando. El jefe del Gobierno comenzó destacando que la UE ha demostrado actitudes de "liderazgo" en la reacción frente al "crash financiero" de septiembre pasado, pero advirtió de que los europeos no pueden sentirse "tan satisfechos" de otros comportamientos vistos en la Unión en los últimos meses, en alusión a esos síntomas "inquietantes". Tras esta introducción, anunció que iniciará "en breve" una ronda de contactos con partidos políticos con representación parlamentaria y representantes de las Comunidades Autónomas para "recabar ideas y apoyos" al programa de la presidencia española de la UE, que el Ejecutivo elevará al Parlamento. La presidencia española de la UE, avanzó, tendrá tres prioridades: "proseguir la lucha" para "salir" de la actual crisis económica y financiera con el impulso de un nuevo modelo económico "productivo" y "sostenible" que lleve a Europa a "ponerse al frente de la competitividad social"; la profundización en la Europa social y solidaria hacia sus ciudadanos y vecinos y la adaptación de la Unión al nuevo mundo "multipolar", donde tendrá que hablar con "una sola voz". Zapatero se mostró convencido de que del "liderazgo" de Europa "dependerá en buena medida" cuándo y cómo los Estados miembros superarán la crisis, la estructura del nuevo sistema financiero internacional y "el mayor o menor compromiso con un orden internacional justo y equilibrado, con la lucha contra el cambio climático y con la consecución de los Objetivos del Milenio". CON O SIN EL TRATADO DE LISBOA Zapatero expresó su deseo de que el pueblo irlandés apruebe el Tratado de Lisboa en un nuevo referéndum el próximo uno de noviembre, de forma que la presidencia española de la UE sea la encargada de poner en práctica el tratado, que convertirá a los Veintisiete en un bloque más "fuerte". No obstante, aclaró, España ha previsto "los dos escenarios" a la hora de preparar su presidencia. Así, subrayó que España se anticipará al Tratado de Lisboa preparando su presidencia en coordinación con la anterior, la sueca, y con las dos posteriores, Bélgica y Hungría, en forma de trío. Los objetivos de la presidencia española, añadió, girarán en torno a dos ideas: la "capacidad de generar innovación en todos los terrenos" y la de "promover la igualdad", tanto hacia dentro como hacia fuera de Europa. Para Zapatero la capacidad de innovación "tecnológica, económica institucional y política" es condición sine qua non para que los europeos salgan "bien" de la crisis, mientras que el liderazgo de Europa, consideró, pasa por hacer valer la igualdad como su "seña de identidad". El jefe del Ejecutivo hizo un llamamiento a la UE para que acuda "con una sola voz" a la próxima cumbre del G-20 en Londres, a la que España asistirá y defenderá, adelantó, que se mantenga la ayuda al desarrollo hacia los países en desarrollo. También aprovechó para hacer una defensa del euro, a cuyos "agoreros" les replicó que la moneda única "ha constituido y constituye un asidero de estabilidad. Bajando al terreno de lo concreto, avanzó que España propondrá durante su presidencia europea una revisión de la Estrategia de Lisboa con el fin de convertir a Europa en la economía más dinámica del mundo así como un nuevo Estatuto para las regiones ultraperiféricas. AMPLIAR EL ERASMUS A OTRAS PROFESIONES También se comprometió a intentar convertir la lucha contra la violencia de género en una prioridad europea y a proponer la extensión del programa de intercambio de estudiantes Erasmus a otros ámbitos profesionales. Expresó su deseo de que durante la presidencia española se avance hacia la integración de los inmigrantes, en el establecimiento de una cooperación fluida con los países de origen de éstos y en la creación de "nuevos sistemas de control" en las fronteras exteriores de la UE. Abogó asimismo por "recuperar" el terreno perdido por Europa en materia de la defensa de los Derechos Humanos y mostró su respaldo al ingreso de Croacia y Turquía en la UE. De otro lado, señaló que España trabajará para que la cumbre que acogerá entre la UE y Latinoamérica y el Caribe suponga "un salto cualitativo" en las relaciones entre estas regiones y para que se pueda firmar bajo presidencia española el acuerdo de asociación entre la UE y Centroamérica. España aspira a que la cumbre entre la UE y Estados Unidos que le tocará organizar en 2010 apruebe una Agenda Transatlántica Renovada y espera preparar también una cumbre de la Unión por el Mediterráneo y otra con Marruecos. Zapatero abogó por otra parte por integrar a Rusia en el espacio euroatlántico y por impulsar las relaciones con Asia, mientras que adelantó que España propondrá impulsar una Estrategia de Seguridad Europea y previamente elaborará una estrategia similar pero a nivel nacional. Ya en el turno de preguntas, preguntado sobre si está dispuesto a ejercer una presidencia tan personalista como la que desarrolló el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se limitó a responder que el jefe del Estado galo ha dejado el listón "muy alto". Cuestionado sobre si apoyaría que en las elecciones europeas los ciudadanos pudiesen conocer de antemano por qué representantes apostará cada partido para dirigir las instituciones de la UE, consideró un poco "prematuro" introducir esta novedad para los comicios de junio, pero indicó que se trata de una propuesta "a tener en consideración".