Anuncios positivos de Clinton e Insulza preceden a una cumbre caliente

  • Bogotá, 17 abr (EFE).- Los titulares del Departamento de Estado de EE.UU. y la OEA, Hillary Clinton y José Miguel Insulza, dieron hoy la nota positiva antes de la Cumbre de las Américas, la primera con el anuncio de un alza de los fondos para América Latina y el segundo con una propuesta para posibilitar el regreso de Cuba al organismo.

Buenas señales sobre Cuba y ayudas financieras en el inicio de la V Cumbre de las Américas

Buenas señales sobre Cuba y ayudas financieras en el inicio de la V Cumbre de las Américas

Buenas señales sobre Cuba y ayudas financieras en el inicio de la V Cumbre de las Américas

Buenas señales sobre Cuba y ayudas financieras en el inicio de la V Cumbre de las Américas

Buenas señales sobre Cuba y ayudas financieras en el inicio de la V Cumbre de las Américas

Buenas señales sobre Cuba y ayudas financieras en el inicio de la V Cumbre de las Américas

Anuncios positivos de Clinton e Insulza preceden a una cumbre caliente

Anuncios positivos de Clinton e Insulza preceden a una cumbre caliente

Inaugurada la V Cumbre de las Américas

Inaugurada la V Cumbre de las Américas

Bogotá, 17 abr (EFE).- Los titulares del Departamento de Estado de EE.UU. y la OEA, Hillary Clinton y José Miguel Insulza, dieron hoy la nota positiva antes de la Cumbre de las Américas, la primera con el anuncio de un alza de los fondos para América Latina y el segundo con una propuesta para posibilitar el regreso de Cuba al organismo.

Horas antes del comienzo de la Cumbre en Puerto España (Trinidad y Tobago) Clinton dijo hoy en Santo Domingo que el Gobierno del presidente Barack Obama "está comprometido" a destinar un 17 por ciento más de fondos a América Latina y el Caribe, porque considera "que es lo correcto y lo inteligente".

La secretaria de Estado señaló que su país hará este esfuerzo, a pesar de las dificultades económicas que atraviesa, porque es en estos momentos de crisis cuando hay que "extender una mano hacia afuera".

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, por su parte, anunció hoy en Puerto España que planteará la derogación de la resolución que suspendió a Cuba como miembro del organismo en 1962 en la Asamblea General de la OEA que se celebrará en San Pedro Sula (Honduras) en junio.

Insulza explicó, no obstante, que la derogación, si es que se concreta, no significará la readmisión automática de Cuba al organismo porque tal decisión corresponde al Gobierno de La Habana y a los miembros de la OEA en otro proceso independiente.

El ex presidente cubano Fidel Castro afirmó hace unos días que su país no tiene interés alguno en volver a un organismo que calificó de infame, y su hermano Raúl, actual jefe del Estado, sostuvo el jueves en Cumaná que "la OEA debe desaparecer".

Insulza no hizo mención alguna a esas afirmaciones de los Castro. Opinó que la resolución de 1962 es "obsoleta" y debería eliminarse por ser "un residuo de la Guerra Fría".

Los anuncios de Clinton e Insulza fueron notas positivas en la antesala de la cumbre que reúne en Puerto España a los gobernantes de 34 naciones, todas las del continente menos Cuba, que sin ser participante ni estar en la agenda de la reunión está acaparando mucha de la atención previa.

A dichos anuncios se sumó la "buena disposición" que dijo tener el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, para inaugurar "una nueva era" en el continente americano, al llegar a Trinidad y Tobago y después que en los últimos días había anunciado que preparaba con sus colegas la "artillería".

La mayoría de los Gobiernos latinoamericanos y caribeños ha hecho pronunciamientos a favor del fin del embargo comercial que EE.UU. tiene sobre Cuba desde hace más de 40 años en los últimos días.

Los países de la ALBA, organismo capitaneado por Venezuela y al que pertenece Cuba, más Paraguay y Ecuador han ido más lejos y han anunciado su rechazo al documento final de la cita continental tal como quedó redactado hace ya dos semanas.

El documento "no da respuesta a la crisis económica global" que, en opinión de la ALBA, "constituye el más grande desafío al que la humanidad haya hecho frente en décadas".

Además, "excluye injustificadamente a Cuba" sin tener en cuenta que "el consenso general" de todos los países latinoamericanos y del Caribe en contra del bloqueo y la discriminación de Estados Unidos hacia la isla, señaló el mandatario venezolano, al término de una reunión con sus colegas bolivarianos.

La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) celebró una cumbre en Cumaná (Venezuela) el jueves y viernes para fijar posturas comunes de cara al cónclave de Trinidad y Tobago.

Asistieron, además de Chávez, los presidentes de Bolivia, Cuba, Honduras y Nicaragua, más el primer ministro de Dominica, y como invitados el mandatario de Paraguay y el jefe de Gobierno de San Vicente y Granadinas, que pidió la admisión de su país en la ALBA, y el canciller de Ecuador.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció en esa reunión que presentará a la cumbre un proyecto de resolución para exigir el fin del embargo a Cuba, una reclamación que es respaldada prácticamente por la unanimidad de los Gobiernos de América Latina y el Caribe, sin distinciones ideológicas o de otro tipo.

El panameño Martín Torrijos también está dispuesto a apoyar en la cita de Puerto España la creciente participación de Cuba en los diferentes foros internacionales, dijo el canciller Samuel Lewis, antes de viajar a Trinidad y Tobago.

Según Lewis, "la agenda es lo suficientemente abierta como para que se traten los temas que más preocupan a los gobernantes y Cuba formará parte de las discusiones", afirmó.

"La región pide que el bloqueo a Cuba termine", señaló el canciller argentino, Jorge Taiana, antes de viajar desde Buenos Aires.

"Me da la impresión de que la nueva Administración de Estados Unidos tiene una conciencia de que debe cambiar, modificar esa política y acercarse a lo que está pidiendo el hemisferio", consideró.

El gobernante brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, uno de los que más se ha destacado por condenar el embargo, habló el jueves por teléfono con Obama y le pidió una nueva visión hacia América Latina, y su colega mexicano, Felipe Calderón, instó la víspera a "preguntarse si ese no es tiempo suficiente para considerar que ha sido una estrategia poco útil para que las cosas en Cuba cambien".

Hillary Clinton reconoció hoy en Santo Domingo que la política de EE.UU. hacia Cuba "ha fracasado", porque no ha dado los frutos que se perseguían, pero reiteró declaraciones previas en el sentido de que para levantar el embargo es necesaria una democratización, lo que implica la liberación de los presos políticos.

El mandatario de Guatemala, Álvaro Colom, abogó hoy por no cerrar las puertas al proceso que ha iniciado Estados Unidos para establecer una nueva relación con Cuba, y por extensión con toda América Latina.

"No se puede resolver en una cumbre una historia de 50 años", "es demasiado pedirle a una cumbre, o a dos presidentes o a tres presidentes", dijo.