Argentina.- Fernández pide a los políticos que sean "dirigentes" y creen fórmulas en "un mundo que ha cambiado"

Gallardón recuerda que tanto Argentina como España fueron "tierras de acogida" sin la que los años 40 y 70 habrían sido "mucho más duros" MADRID, 9 (EUROPA PRESS) La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, pidió hoy a los políticos del mundo que recuperen su condición de "dirigentes" y creen nuevas herramientas y fórmulas de gestión para afrontar los retos que, durante el siglo XXI, planteará "un mundo global que ha cambiado y al cual hay que adaptarse". Durante el acto de entrega de las Llaves de Oro de la capital, celebrado esta mañana en la Casa de la Villa, Fernández de Kirchner recordó que, mientras el siglo XX supuso el desafío de "explicar la realidad y formular instrumentos y políticas para la sociedad basados en las categorías intelectuales de la derecha y la izquierda", el siglo XXI nos presentará nuevos retos. "El desafío será imaginar categorías de pensamiento diferentes para un mundo que, hasta hace poco era globalizado y donde todo debía ser homogéneo, pero que en realidad es un mundo multipolar y multicultural que hay que interpretar y reformular para imaginar normas y políticas que contribuyan al bienestar de una sociedad amenazada por el desempleo, la desestabilidad de las entidades financieras y la caía de paradigmas que se creían inamovibles", continuó la dirigente suramericana. Así, instó a "replantearse las actitudes, ideas y políticas para enfrentarse a un mundo difícil donde acechan los peores aspectos de la condición humana: la xenofobia, los nacionalismos cerrados, la salvaguarda de uno mismo a costa de otros". "Estamos ante un mundo diferente y, como dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el mundo ha cambiado y debemos cambiar con él", continuó. "Tenemos que hacer un mayor esfuerzo para desterrar algo que no es inherente a un pueblo, raza o religión, sino de la condición humana. Tenemos que recuperar nuestra condición de dirigentes, y tener la vista necesaria para darnos cuenta de que estamos ante un nuevo mundo, y dirigirnos hacia un objetivo común para seguir siendo el instrumento más adecuado para transformar la vida de los ciudadanos", apostilló. Por último, Fernández de Kirchner se refirió al Bicentenario de la independencia de Argentina, que se celebra este año, recordando los vínculos que unen a la nación lationamericana con España y agradeciendo "cómo ha recibido a los inmigrantes que, 'corridos' por la dictadura en 1976 y por las feroces crisis económicas, obligaron a buscar aquí lo que allí no se les podía brindar: seguridad en la vida y en la subsistencia económica y social". "Mi país, tierra de inmigrantes, también acogió a decenas de miles de españoles que, por falta de oportunidades económicas, fueron a buscar a Argentina, granero del mundo, una oportunidad para sus hijos y nietos", continuó la dirigente, definiendo a su patria como una país "abierto, plural, con fuertes corrientes migratorias, pero también con una movilidad social ascendente que habla de una fuernte integración cultural y social". TIERRAS DE ACOGIDA En este mismo sentido se pronunció también Gallardón, para quien "tanto Argentina como España son tierras de acogida que hicieron del exilio una realidad menos dura para quienes la padecieron". "Los años 40 en España y los 70 y 80 en Argentina habrían sido mucho más difíciles para quienes los sufrieron si las puertas no se hubieran abierto en la otra orilla del Atlántico", añadiño. Como consecuencia de esas experiencias históricas, "hoy lo argentino es en España parte constitutiva de la ciudad, y lo argentino tiene un fuerte protagonismo en la vida social, económica y cultural de la capital", lo que aporta una "honda familiaridad" a los ciudadanos. Asimismo, recordó la "fluida relación" entre las capitales de ambos países, citando que el pasado mes de septiembre el primer edil recibió el título de Visitante Ilustre en Buenos Aires y que firmó un acuerdo de cooperación estratégica con la región bonaerense para colaborar en la gestión municipal en diversos ámbitos. "El acuerdo para que los ciudadanos argentinos puedan votar en las elecciones locales y autonómicas y viceversa no hace sino profundizar más en los vínculos que, desde lo municipal, mantienen España y Argentina y sus capitales", apostilló , subrayando que el ámbito municipal es "vertebrado de la convivencia y expresión de la voluntad popular". lo que "fortalece aún más el vínculo común entre países con una identidad compartida". Precisamente en la consecución de la independencia argentina tuvieron una gran relevancia los ayuntamientos, gracias a los cuales "en ambos lados del Atlántico se inició por separado la tarea de construir un nuevo orden caracterizado por una democracia liberal, para conseguir derechos y libertades individuales". Tras recordar que España "respalda" la celebración del Bicentenario, "el primero en una nación latinoamericana" con la Casa del Bicentenario y el Teatro de Cervantes, Gallardón comparó esta onomástica con la que los propios españoles celebraron el año pasado. CON MUCHO GLAMOUR Fernández de Kirchner, que llegó más de 20 minutos tarde a su cita en la Casa de la Villa, en un elegante Rolls Royce negro al lugar, donde ya la esperaban Ruiz-Gallardón, acompañado por el vicealcalde, Manuel Cobo; los tenientes de alcalde Ana Botella y Juan Bravo; el portavoz municipal socialista, David Lucas; y el portavoz adjunto de IU, Ángel Lara. Ataviada con camisa lila y falda y abrigo en tonos blancos y malva, la argentina paseó sus altos tacones por la alfombra roja para pasar revista a la Unidad Central de Seguridad de la Policía Municipal, a la Banda y al Escuadrón, montado a caballo. En torno a la plaza, varias decenas de curiosos, muchos de ellos argentinos, saludaban a la dirigente internacional y le pedían que se parara para hacer fotos. Fernández de Kirchner, que saludó a todos los responsables municipales al bajar del coche, fue conversando con el primer edil durante todo el recorrido, tras el cual se dirigieron al Salón de Goya de la Casa de la Villa para firmar en el libro de honor del Consistorio. Después vinieron las palabras en el Salón de Plenos, rodeados por gran parte de la Corporación municipal y por muchos representantes del Cuerpo Diplomático argentino en la capital española. Ambos políticos destacaron los lazos que unen a los dos países, y Kirchner concluyó bromeando con que hace dos años y medio, cuando visitó Madrid acompañando a su marido, el entonces presidente Néstor Kirchner, no se imaginaba poder estar "tan poco tiempo después" en el mismo lugar pero como representante de todos los argentinos. "Ese día me senté en la bancada popular... no por nada en particular, sólo porque le dejaron amablemente un sitio en esa bancada a la Primera Dama", matizó por último, con una sonrisa.