El embajador venezolano en la OEA lamenta que el organismo esté anclado en el pasado

  • Caracas, 29 mar (EFE).- La OEA ha evolucionado en aspectos políticos, pero en los sociales o los relacionados con derechos humanos permanece anclada en el pasado, indicó el embajador venezolano en ese organismo Roy Chaderton.

El embajador venezolano en la OEA lamenta que el organismo esté anclado en el pasado

El embajador venezolano en la OEA lamenta que el organismo esté anclado en el pasado

Caracas, 29 mar (EFE).- La OEA ha evolucionado en aspectos políticos, pero en los sociales o los relacionados con derechos humanos permanece anclada en el pasado, indicó el embajador venezolano en ese organismo Roy Chaderton.

Las opiniones de Chaderton sobre la Organización de Estados Americanos (OEA) fueron divulgadas hoy en un programa de televisión que dirige el periodista y ex canciller José Vicente Rangel.

Chaderton reconoció que el lenguaje político de la OEA no es el mismo que en tiempos de la "Guerra Fría" y admitió que ha mejorado, aunque todavía esté muy condicionado a las posiciones de Estados Unidos.

El embajador, que también fue canciller, planteó que quizá con la llegada de Barak Obama a la Casa Blanca el peso de EE.UU. en el organismo sea menos hegemónico que en tiempos pasados.

"Pareciera que no se han dado cuenta de los cambios del continente, salvo por el hecho de que en los debates que se producen dentro de la organización, el tema social, poco a poco, va adquiriendo mayor relevancia", expresó Chaderton.

Por otra parte, criticó la permanencia en la OEA de organismos subalternos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) cuyos miembros son prácticamente "vitalicios" y algunos de los cuales están claramente identificados con posiciones de la "extrema derecha".

Chaderton consideró que ésa es una de las razones por la que se multiplican los casos de denuncias contra Venezuela en esa instancia, pero discriminados, de manera que solo adquieran relevancia o la atención de los relatores, aquellos que vayan contra el gobierno izquierdista de Caracas.

Chaderton consideró que la CIDH es un mecanismo de resonancia que amplifica como si fueran crímenes de lesa humanidad incidentes que se producen a diario en todos los países del mundo y pasan desapercibidos, porque a nadie se le ocurre denunciarlos como tales.

El embajador añadió que la inclinación hacia la derecha en organismo dependientes de la OEA no solo implica a la CIDH sino también a otras oficinas como por ejemplo, la encargada de organizar foros.

En ese sentido reveló que los últimos foros organizados en su sede han sido con "un periodista argentino de extrema derecha", radicado en Miami, y con el presidente del Banco Mundial, que ensalzaba "el mercado y las doctrinas que ya han probado sus efectos catastróficos".

Chaderton indicó que la falta de sensibilidad hacia lo humano y social se da incluso en compañeros embajadores que representan a Gobiernos con ese tipo de inquietudes.

"Algunos diplomáticos se acostumbran a un género de vida tan distinto y distante de las realidades de sus propios países que terminan creyendo que el mundo es como en los Estados Unidos", explicó el representante venezolano en la OEA.

Chaderton añadió que la ausencia prolongada de sus propios países hace que esos embajadores pierdan "sensibilidad y el contacto con la pobreza y la injusticia social".