El primer ministro húngaro anuncia dolorosas reformas en la primera reunión de su Gabinete

  • Budapest, 17 abr (EFE).- El nuevo primer ministro húngaro, Gordon Bajnai, advirtió hoy, en la primera reunión de su gabinete, que será necesario adoptar "decisiones mucha veces dolorosas y difíciles" para afrontar la crisis económica del país.

Budapest, 17 abr (EFE).- El nuevo primer ministro húngaro, Gordon Bajnai, advirtió hoy, en la primera reunión de su gabinete, que será necesario adoptar "decisiones mucha veces dolorosas y difíciles" para afrontar la crisis económica del país.

El principal objetivo del nuevo Ejecutivo, que prestará juramento el próximo lunes, será superar la crisis económica y política que vive Hungría desde el otoño pasado, subrayó el jefe de Gobierno.

Bajnai fue designado el 14 de abril como nuevo primer ministro al prosperar en el Parlamento una moción de censura contra el anterior jefe del Gobierno, Ferenc Gyurcsány.

Hungría es uno de los países más afectados por la crisis y Bajnai tendrá tiempo hasta los comicios generales de 2010 para introducir severas reformas y corregir la política económica de la anterior administración.

Bajnai conservó a seis ministros del anterior Ejecutivo, al tiempo que renovó las carteras de Exteriores, Finanzas, y Economía, entre otros, con técnicos sin afiliación política.

No obstante, ya en esta primera reunión del Consejo de Ministros faltó el titular designado en la cartera de economía, Tamás Vahl, que tiró la toalla tras salir a la luz que la empresa que dirigió en los últimos años fue multada varias veces por delitos de cártel relacionados con diferentes proyectos de informática.

El nuevo ministro de Economía será nombrado en una semana, según informó la portavoz del gobierno.

Aunque en su discurso ante la opinión pública no habló de medidas concretas, sobre el programa económico Bajnai aseguró que no sólo se efectuarán reformas de alcance inmediato, sino que éstas se dirigirán a "orientar al país hacia un camino de crecimiento".

Ya anteriormente, había anunciado un duro programa de austeridad que requerirá sacrificios de todas las clases sociales, principalmente del sector público y los jubilados.

Según publica hoy el diario de centro-izquierda "Népszabadság", el gobierno de Bajnai cuenta con una recesión de hasta el 6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) para este año.