Gary Locke pretende reducir el déficit comercial de EE.UU. como secretario de Comercio

  • Washington, 18 mar (EFE).- El ex gobernador de Washington, Gary Locke, dijo hoy ante un comité del Senado que una de sus metas si es confirmado como secretario de Comercio será reducir el déficit comercial de Estados Unidos mediante la promoción de las exportaciones.

Gary Locke pretende reducir el déficit comercial de EE.UU. como secretario de Comercio

Gary Locke pretende reducir el déficit comercial de EE.UU. como secretario de Comercio

Washington, 18 mar (EFE).- El ex gobernador de Washington, Gary Locke, dijo hoy ante un comité del Senado que una de sus metas si es confirmado como secretario de Comercio será reducir el déficit comercial de Estados Unidos mediante la promoción de las exportaciones.

Durante una audiencia ante el Comité de Comercio del Senado, Locke aseguró que, bajo su liderazgo, EE.UU. se convertirá en un "líder mundial" de exportaciones y que su objetivo principal será impulsar la recuperación económica del país.

En ese sentido, destacó la importancia de forjar alianzas entre los sectores público y privado para fomentar el crecimiento económico y la creación de empleos "hechos en Estados Unidos y que se quedan en Estados Unidos".

Según el Departamento de Comercio, el déficit por cuenta corriente, que incluye inversiones y el comercio exterior, se redujo drásticamente en 2008 por segundo año consecutivo, debido en parte a un mayor superávit en el intercambio de servicios.

Ese indicador bajó un 7,9 por ciento, de 731.200 millones de dólares en 2007 a 673.300 millones en 2008.

Locke también reiteró su compromiso de hacer cumplir los tratados comerciales ya vigentes y asegurar que éstos tienen fuertes salvaguardas ambientales y laborales.

"Como ex fiscal, creo en el cumplimiento de las leyes. No tiene sentido negociar complejos acuerdos comerciales si no tenemos la intención de hacerlos cumplir. Si me confirman en el cargo, eso es lo que haré", prometió el ex gobernador, quien destacó su experiencia para abrir mercados en Asia para los productos estadounidenses.

En su testimonio ante el Comité, no se refirió explícitamente a los tratados de libre comercio con Colombia, Panamá y Corea del Sur, que siguen pendientes de ratificación en el Congreso.

En días recientes, la Administración del presidente Barack Obama ha dejado en claro que la prioridad de su agenda comercial será hacer cumplir los acuerdos ya en vigor.

Durante la audiencia, el presidente del Comité, Jay Rockefeller, destacó la necesidad de tener a un secretario de Comercio que simplemente "entienda bien" los retos que afronta el país para capear la crisis y revitalizar la economía.

A juicio de Rockefeller, Locke "entiende" lo que afronta el ciudadano de a pie "y es un hombre que lleva el pulso del rumbo que tiene que tomar EE.UU. en futuras generaciones".

El Departamento de Comercio está a cargo de la promover la creación de empleos y la competitividad estadounidense, el establecimiento de normas industriales, y la realización del censo nacional, entre otras tareas.

Según observadores, las disputas partidistas sobre el próximo censo nacional, en 2010, podría ser un punto de contención para el proceso de confirmación de Locke, aunque todos prevén que será ratificado en el cargo.

El censo, que se realiza cada diez años desde 1790, determina la distribución de escaños en el Congreso y el desembolso anual de más de 400.000 millones de dólares en fondos federales para todo tipo de programas sociales y de inversión en infraestructura.

Bajo ley federal, el censo es una tarea de Comercio.

Sin embargo, ante quejas de grupos defensores de las minorías negra e hispana de que no han sido debidamente contadas en el Censo, la Administración de Obama reiteró ayer que el director de la Oficina del Censo seguiría bajo el Departamento de Comercio, pero coordinaría sus esfuerzos con el personal de la Casa Blanca.

Esa decisión causó la ira de algunos republicanos, que acusaron a la Casa Blanca de "politizar" el censo.

Locke fue seleccionado por Obama como el 36 secretario de Comercio de la nación pero fue, en realidad, su tercera opción, después de que el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, y el senador republicano Judd Gregg retiraran sus candidaturas.