La UE hace público el mandato de la negociación del acuerdo comercial con EEUU

  • Bruselas, 9 oct (EFE).- El Consejo de la Unión Europea hizo público hoy el documento de base acordado para abrir en julio de 2013 la negociación de un tratado de libre comercio e inversiones (conocido como TTIP) con Estados Unidos, después de las peticiones para que ese mandato fuera accesible para la opinión pública.

Bruselas, 9 oct (EFE).- El Consejo de la Unión Europea hizo público hoy el documento de base acordado para abrir en julio de 2013 la negociación de un tratado de libre comercio e inversiones (conocido como TTIP) con Estados Unidos, después de las peticiones para que ese mandato fuera accesible para la opinión pública.

"Estoy encantado con que los Gobiernos de la UE hayan elegido hoy hacer público el mandato de negociación del TTIP, algo a lo que les venía animando desde hace mucho tiempo", indicó en un comunicado el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht.

Según el comisario, tal acción "subraya nuestro compromiso con la transparencia mientras continuamos las negociaciones" y "permite que todo el mundo vea precisamente cómo la UE quiere que este acuerdo funcione, para que contribuya al crecimiento económico y a la creación de empleo en toda Europa".

De Gucht aseguró que esa meta será perseguida, al mismo tiempo que la UE se compromete a "mantener un alto nivel de protección del medioambiente, la salud, la seguridad de los consumidores, la privacidad de datos o cualquier otro objetivo de política pública".

Por su parte, en otro comunicado, el viceministro de Desarrollo Económico de Italia, Carlo Calenda, mostró igualmente su satisfacción por la publicación del documento, algo que aseguró que la presidencia italiana de turno de la UE "venía defendiendo desde hacía tiempo".

"Es un paso importante para garantizar la transparencia de las negociaciones con EEUU. Sólo puede fortalecer los argumentos en apoyo de la conclusión del TTIP", comentó sobre un acuerdo que considera "un pilar para la futura recuperación económica de los países de la UE".

Según el texto dado a conocer hoy, de dieciocho páginas, los países europeos se proponen lograr un acuerdo que reconozca que "el desarrollo sostenible es un objetivo general de las partes y que éstas tendrán como objetivo garantizar y facilitar el respeto de los acuerdos y normas internacionales, medioambientales y laborales".

Todo ello a la vez que "fomentan unos elevados niveles de protección medioambiental, laboral y de los consumidores compatible con el acervo de la UE y la legislación estadounidense".

También señala el texto que el acuerdo "debe reconocer que las partes no alentarán el comercio o la inversión extranjera directa mediante una suavización de la legislación y las normas internas en materia de medio ambiente, trabajo o salud y seguridad en el trabajo, ni de las normas laborales básicas ni las políticas y la legislación destinadas a proteger y promover la diversidad cultural.

Además, los países piden en el mandato que el tratado no contenga "disposiciones que puedan perjudicar a la diversidad cultural y lingüística de la Unión o de sus Estados miembros, por ejemplo en el sector cultural".

Tampoco "limitar" que la UE y países "mantengan políticas y medidas existentes en apoyo del sector cultural en vista de su situación especial en el marco del derecho de la UE y de sus Estados miembros".

"El acuerdo no afectará a la capacidad de la Unión y sus Estados miembros de aplicar políticas y medidas que tengan en cuenta la evolución de este sector, en particular en el entorno digital", añade el texto.

La Comisión Europea negocia este tratado en nombre de los Veintiocho sobre la base del mandato que le concedieron todos los Estados miembros en junio del año pasado.

Un mes más tarde se iniciaron unas negociaciones de las que hasta el momento se han celebrado siete rondas.

Muchas organizaciones de la sociedad civil habían insistido en la importancia de publicar el mandato de la negociación para dar mayor transparencia a un proceso que algunos sectores han tachado de opaco y que pone en peligro los intereses públicos europeos.

La defensora del pueblo de la Unión Europea, Emily O'Reilly, también instó en julio al Consejo de la UE a desvelar las directivas de la negociación abierta con Estados Unidos.

El acuerdo pretende crear la mayor zona de libre comercio del mundo (supondría el 50 % de la actividad económica global) y sentar un referente mundial con la armonización