Un asesor de Lula dice esperar que EE.UU. entienda las señales para dialogar con Cuba

  • Río de Janeiro, 22 mar (EFE).- El asesor de la Presidencia brasileña para Asuntos Internacionales, Marco Aurelio García, dijo esperar que Estados Unidos entienda las señales que le está enviando América Latina sobre la importancia de dialogar con Cuba.

Río de Janeiro, 22 mar (EFE).- El asesor de la Presidencia brasileña para Asuntos Internacionales, Marco Aurelio García, dijo esperar que Estados Unidos entienda las señales que le está enviando América Latina sobre la importancia de dialogar con Cuba.

"Sería bueno que Estados Unidos viese esos hechos como otra señal de que los gobiernos con las más distintas sensibilidades políticas en la región consideran importante el diálogo", afirmó el asesor del presidente Luiz Inácio Lula da Silva en una entrevista publicada hoy por el diario O Estado de Sao Paulo.

García se refirió a las peticiones que han hecho varios gobiernos latinoamericanos para que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, asuma una nueva política con respecto a Cuba, y a la reciente decisión de países como Costa Rica y El Salvador de restablecer relaciones diplomáticas con el Gobierno cubano.

Según el asesor brasileño, el asunto de Cuba podrá ser abordado en la V Cumbre de las Américas, que reunirá a los gobernantes del continente entre el 17 y el 19 de abril en Trinidad y Tobago, aunque no será el asunto principal.

Agregó que el asunto de cualquier forma terminará apareciendo en la agenda de los foros continentales y que espera que Estados Unidos lo asuma con iniciativas unilaterales sin esperar presiones.

"El tema de Cuba va a aparecer porque hay un sentimiento muy generalizado en América Latina de que el embargo no tiene más sentido, de que forma parte de la agenda superada de la Guerra Fría", aseguró García.

Además, "la normalización de las relaciones con Cuba tendría un efecto extraordinario en la imagen de Estados Unidos. Pienso que, en un primer momento, las iniciativas estadounidenses tienen que ser unilaterales, sin ningún condicionamiento", agregó.

El asesor de Lula afirmó que Brasil apenas aceptaría ser mediador entre Cuba y Estados Unidos en caso de que las dos partes lo pidan, y eso no ha ocurrido.

"Obviamente, tenemos interés en que ese problema se resuelva. América Latina es una región de paz y remover ese obstáculo sería benéfico para todos", aseguró.

García dijo que en las conversaciones que tuvo la semana pasada le dijo a funcionarios estadounidenses que el asunto principal en la Cumbre de las Américas será la crisis, debido a que "hay países en la región muy penalizados por la disminución dramática de las importaciones estadounidenses y de las remesas de los emigrantes".

Sobre los recientes incidentes en las relaciones de Brasil con los países suramericanos, el asesor afirmó que los problemas con Ecuador y Bolivia se resolvieron amigablemente.

"Con Paraguay estamos discutiendo civilizadamente las diferencias y estoy seguro que llegaremos a un buen final", afirmó al referirse a las reivindicaciones paraguayas para que Brasil renegocie el Tratado de Itaipú.

García agregó que, pese a las medidas argentinas que han restringido las exportaciones brasileñas a esa nación, todo Brasil reconoce la importancia del país vecino y la conveniencia de mantener los intercambios, así sea con algunos sacrificios.

"Los empresarios brasileños saben que la relación comercial con Argentina es fundamental. Saben que si ellos se arriesgan a perder un poco de las ventajas comerciales, aún así el atractivo del mercado argentino es de tal orden que ciertas renuncias serán perfectamente factibles", dijo.

Al ser interrogado sobre si Lula ejerce influencia sobre el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, García afirmó que el gobernante venezolano ha sido sensible a las peticiones brasileñas para que el país caribeño ponga fin a la "maldición del petróleo" e invierta en la producción de alimentos en su país.

Agregó que no considera que la decisión de Chávez de militarizar puertos y aeropuertos ponga en riesgo las instituciones venezolanas y, sobre la enmienda que habilitó al presidente a ser reelegido infinitas veces, precisó que los electores venezolanos son los que decidirán en 2012 si quieren mantenerlo en el poder o no.