Detenido un grupo en Navarra que usaba líneas telefónicas para hablar desde EEUU a Cuba

  • Pamplona, 13 feb (EFE).- La Policía Nacional ha desmantelado en Pamplona un grupo organizado de ámbito internacional al que se le imputa un fraude de 40.000 euros en llamadas telefónicas originadas en Estados Unidos con destino a Cuba, que "utilizaba fraudulentamente veintidós líneas telefónicas".

Detenido un grupo en Navarra que usaba líneas telefónicas para hablar desde EEUU a Cuba

Detenido un grupo en Navarra que usaba líneas telefónicas para hablar desde EEUU a Cuba

Pamplona, 13 feb (EFE).- La Policía Nacional ha desmantelado en Pamplona un grupo organizado de ámbito internacional al que se le imputa un fraude de 40.000 euros en llamadas telefónicas originadas en Estados Unidos con destino a Cuba, que "utilizaba fraudulentamente veintidós líneas telefónicas".

El jefe superior de Policía de Navarra, José Luis Gago, ha dado a conocer en una conferencia de prensa el resultado de esta operación en la que los agentes han detenido en la capital navarra a tres hombres y dos mujeres, todos ellos de nacionalidad colombiana y residentes en Pamplona, como presuntos autores de un delito de Defraudación de Fluido Eléctrico y Análogo.

Las investigaciones se iniciaron con motivo de una denuncia presentada en la Brigada de Investigaciones Tecnológicas del Cuerpo Nacional de Policía en Madrid por el responsable del departamento de fraudes de una empresa operadora de telecomunicaciones y que fue remitida a Pamplona para su investigación.

Las veintidós líneas telefónicas, propiedad de la operadora denunciante, la mayoría de ellas vacantes, eran gestionadas desde una central ubicada en Pamplona.

Las investigaciones comenzaron a dar fruto en octubre, cuando tras un seguimiento desde la central de las líneas utilizadas para el fraude se apreció que varias terminaban en un local comercial situado en el barrio pamplonés de Abejeras (alquilado por uno de los acusados), otras en una vivienda de la localidad de Villava (donde residía), y la última línea en un domicilio del barrio de Mendebaldea.

El jefe superior de Policía ha explicado que una vez practicadas las órdenes de detención por los cargos imputados, se llevaron a cabo sendas diligencias judiciales de entrada y registro, tanto en el local comercial como en ambos domicilios, que dieron como resultado la incautación de dos infraestructuras de telecomunicaciones de idénticas características.

Entre el material incautado se encuentran salidas analógicas, repartidores de líneas telefónicas, routers, ordenadores portátiles y de mesa, o conversores de señales telefónicas analógicas en digitales para transmitir a través de internet.

Un material que, según han apuntado fuentes policiales, "no se comercializa en Europa, por lo que previsiblemente haya sido importado de Estados Unidos y países orientales tecnológicamente avanzados".

Además, según ha sostenido Gago, la aparición de estos operadores clandestinos, que cursan tráfico telefónico a Cuba y las altas tasas de facturación de las llamadas con destino a este país, "es debido a la gran demanda de tráfico internacional desde Estados Unidos (principalmente Florida) a Cuba".

Según ha explicado el jefe superior, debido a "razones políticas, Estados Unidos provocó el corte de los enlaces internacionales con Cuba, por lo que el tráfico de llamadas hacia este país tiene que pasar necesariamente por terceros países, entre los cuales se encuentra España".

El tráfico internacional se factura íntegramente por la operadora del teléfono que realiza la llamada, teniendo que pagar parte del importe facturado a la operadora de destino (importe denominado Tasa de Terminación), por lo que es la operadora española la que asume el abono del importe de dichas tasas, incrementando considerablemente los importes de la comunicación, sin que sea posible realizar su facturación al contratante de la línea por haberse utilizado fraudulentamente.

Así, Gago ha sostenido que se trata de "un sistema tremendamente sencillo", y que con esta operación el grupo, con edades comprendidas entre los 18 y los 44 años, "ha quedado prácticamente desarticulado".