Europa espera noticias del módulo de aterrizaje que mandó a Marte

DEU Hessen Darmstadt|

Europa consiguió ubicar este miércoles la sonda ruso-europea TGO en la órbita de Marte, pero estaba a la espera de tener noticias del módulo de aterrizaje "Schiaparelli" que debía posarse en la superficie del planeta rojo.

"Tenemos una misión en órbita de Marte", anunció Michel Denis, director de operaciones en vuelo de la misión ExoMars.

TGO (Trace Gas Orbiter) deberá "olfatear" la atmósfera marciana para detectar rastros de gases como el metano, que podría indicar la presencia de una forma de vida actual en el planeta.

En cambio la Agencia Espacial Europea (ESA) no tenía el miércoles por la noche ninguna información del módulo de aterrizaje. La preocupación se veía reflejada en las caras de los científicos del Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) en Darmstadt (Alemania) a medida que iban pasando las horas.

"Está claro que las señales no son buenas pero aún necesitamos más información". dijo Paolo Ferri, jefe de la división de operaciones de la ESA.

"Puede haber muchas, muchas razones para su silencio", añadió.

El módulo puede haber explotado antes de tocar el suelo del planeta rojo. También puede haberse posado pero no haber conseguido enviar informaciones.

Lo que le ha ocurrido "lo sabremos mañana por la mañana", concluyó Ferri.

El módulo "Schiaparelli", que se separó de la sonda científica TGO el domingo, se activó como estaba previsto poco antes del aterrizaje, como fue constatado por un radiotelescopio indio que captó una señal.

Pero la débil señal de radio dejó de ser recibida "poco antes o en el momento del aterrizaje", planificado a las 14H48 GMT, informó a la AFP Thierry Blancquaert, responsable de "Schiaparelli".

"No se tienen que sacar conclusiones precipitadas", declaró por su parte Andrea Accommazzo, director de operaciones de vuelo en el ESOC.

Son varias sondas alrededor de Marte las que permitirán saber dónde está "Schiaparelli", que contiene varios captores.

Por el momento, los datos que llegaron a la sonda Mars Express no permitieron sacar conclusiones sobre la situación del módulo.

La sonda estadounidense MRO recogió por su parte varias informaciones, que serán analizadas durante la noche.

La ESA ha previsto una nueva reunión de información el jueves a las 08H00 GMT.

La sonda y el módulo de aterrizaje "Schiaparelli" constituyen el primer episodio de ExoMars, una ambiciosa misión científica ruso-europea que se divide en dos tiempos (2016 y 2020) y apunta a buscar indicios de una vida actual y pasada en Marte.

Esta es la segunda vez que Europa se lanza a la conquista de Marte. En 2003, la sonda europea Mars Express había largado el minimódulo Beagle 2, de concepción británica, pero nunca dio señales de vida. Se sabe desde 2015 que aterrizó, pero que estaba dañado.

"Schiaparelli" debía posarse en el interior de una elipse de la llanura ecuatorial de Meridiani Planum, en la que ya aterrizó en 2004 el robot móvil estadounidense Opportunity.

El módulo está equipado de una pequeña estación meteorológica para medir la presión, la temperatura, la velocidad del viento, así como los campos eléctricos en la superficie de Marte.

Sea cual sea el final del módulo "Schiaparelli", "habremos aprendido muchas cosas porque registramos muchos datos durante su descenso", declaró a la AFP Jocelyne Landeau-Constantin, portavoz del ESOC.

Este módulo es "un test", señaló el director general de la ESA, Jan Woerner.

"Hemos hecho todo esto para tener datos sobre cómo aterrizar en Marte con la tecnología europea", añadió. "Los datos que recuperaremos esta noche (...) nos servirán para entender" cómo preparar el aterrizaje de un robot móvil en Marte en 2020, concluyó.