30 al no haber recibido, 4 años después, las viviendas permutadas

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Los más de 40 vecinos del antiguo inmueble de Ciudad de Barcelona, 115, en el distrito de Retiro, se definieron hoy como los "grandes damnificados" de la M-30 al no haber recibido, cuatro años después de que dejaran sus viviendas originales, las prometidas en permuta por el Ayuntamiento de Madrid.

Su queja arranca en septiembre de 2005, cuando abandonaron sus pisos ya que se encontraban en un edificio que era necesario demoler para llevar a cabo las obras de construcción del by-pass sur de la M-30. Por miedo a "una expropiación" y con la cuestión de la seguridad muy presente, con los sucesos del barrio barcelonés de El Carmel en la memoria, los residentes de este punto de Retiro aceptaron la propuesta del Ayuntamiento de Madrid, como explicó hoy uno de los vecinos afectados, Francisco Jiménez.

Esa propuesta pasaba por el desalojo voluntario de los pisos y locales, que serían vendidos a la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS). Ésta se ocuparía de facilitarles un nuevo hogar, que construiría en la calle Barrileros, 7 y 9, muy cerca de su antiguo barrio. Esas casas estarían listas en dos años, esto es, en 2007 pero mientras tanto serían realojados en pisos de alquiler en el mismo entorno y sufragados por la EMVS.

PISOS CON RETRASOS DE 19 MESES

Sin embargo, como denunciaron hoy los vecinos afectados, acompañados por el Grupo Municipal Socialista, esas viviendas no están entregadas "19 meses" después de la fecha inicial prevista por la propia EMVS.

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, acompañado por el concejal de Urbanismo, Pedro Sánchez, y la portavoz adjunta, Ángeles Álvarez, denunció la falta de correspondencia del Gobierno municipal con esos vecinos, que demostraron "una enorme generosidad al abandonar sus viviendas" para acometer las obras de la M-30.

Y es que esa falta de correspondencia se manifiesta, como expresó Pedro Sánchez, en el burofax remitido ayer por la EMVS informando a los vecinos de que esta tarde podrían firmar el contrato de compra-venta de los pisos "al no tener en sus manos el proyecto de obra y desconociendo las calidades" de las viviendas a entregar.

Los vecinos afectados, muchos de ellos presentes en esta denuncia pública, dicen que sólo podrán entrar en esos pisos "con el casco de obra en la cabeza": según dicen, el inmueble se encuentra en un barrizal, en una zona sin urbanizar, en un edificio sin rematar, donde faltan cristales en las ventanas, las cocinas no están montadas, necesitan comprar muebles nuevos porque las dimensiones de sus futuros hogares no se corresponden con las que tenían hace cuatro años...

ALQUILERES Y COSTE CERO DE LOS PISOS

A eso suman el problema de los alquileres. El letrado que defiende los intereses de estos madrileños, Antonio Sancho, dice que la EMVS "no tiene un trato uniforme" con los afectados ya que con algunos el pago se hace cada mes, sin problemas, mientras que otros se enfrentan a retrasos por posibles problemas administrativos. Algunos, incluso, tuvieron que poner la fianza de sus propios bolsillos.

El alquiler es uno de los temas que más preocupan a estos vecinos porque temen, como aseguraron hoy, que si no firman dentro del próximo mes el contrato de compra-venta pueden quedarse sin esta inyección económica de la EMVS. Los socialistas añadieron que el retraso en la entrega de viviendas también genera perjuicios en las arcas municipales al tener que seguir costeando los alquileres de estas 43 familias.

A la preocupación por el pago del alquiler le supera la cuestión del supuesto 'coste cero' de la permuta. Todo ello porque el contrato de compra-venta estipula unos tramos al alza en los nuevos pisos en función de la superficie original, es decir, si el anterior tenía entre 45 y 50 metros ahora se encuentran con uno de 50 útiles. Aunque construidos por la EMVS, las nuevas viviendas de la calle Barrileros son de régimen libre.

Los realojados firmaron el acuerdo con el Ayuntamiento, cuatro años atrás, confiando en que los excesos de superficie no tendrían coste alguno para ellos pero ahora se encuentran con que tienen que pagar esos metros de más, sin que ellos hubieran pedido viviendas más grandes. Todo ello fue definido por Lucas como una "mezquindad y mediocridad" por parte del Gobierno municipal.

Otra cuestión puesta hoy encima de la mesa fue la relativa a las plazas de garajes, ofrecidas por la EMVS a unos vecinos que no contaban con ellas en sus pisos originales. Lo que critican es que los precios ofertados por la Empresa Municipal son más elevados que los registrados en el inmueble contiguo, de protección oficial.

El portavoz socialista, que dijo que ésta es la "historia de un abuso constante" por parte del Gobierno municipal, adelantó que elevarán estos problemas al Pleno de Retiro y al Consejo de la EMVS. Tampoco descartan llevarlo a una sesión plenaria en la Casa de la Villa.

Los vecinos, representados por Francisco Jiménez, sólo quieren que se cumpla lo inicialmente pactado con la EMVS. A día de hoy dicen arrepentirse de haber accedido a la permuta.