30

Los vecinos de Ciudad de Barcelona 115 abandonaron sus pisos en 2005 para que se pudieran llevar a cabo las obras del by-pass sur de la M-30

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Eleuterio Sabino Santos (87 años) y su esposa, Juliana Lacha (84 años) --ambos baremados con el mayor grado de dependencia existente, el 3--, cedieron su piso en el 115 de la avenida de Barcelona hace cuatro años para que pudieran llevarse a cabo los trabajos del by-pass sur de la M-30 y todo a cambio de una vivienda nueva y del pago del alquiler del piso donde serían realojados mientras tanto pero desde hace trece meses la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) les adeuda el arrendamiento.

Así lo explicó hoy Carmen, su hija, que aseveró que la EMVS les debe desde abril del año pasado 9.750 euros y que todavía no saben cuándo les entregarán el piso acordado. "Dicen que están preparando el contrato y que ya nos llamarán pero la vivienda que nos han enseñado no está adaptada a las necesidades de mis padres", aseguró, dos personas que van en silla de ruedas y que, en el caso de su progenitor, está aquejado por Alzheimer.

Carmen dejó su trabajo en una empresa industrial para cuidar de sus mayores porque, aunque están baremados por su alto grado de dependencia, no reciben ayuda alguna. "He dejado de vivir mi vida para vivir la de mis padres", señaló tras explicar que viven con el sueldo de su marido, conserje de profesión.

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, y el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, se personaron hoy en la vivienda arrendada de Eleuterio y Juliana, muy cerca de la avenida de Barcelona, para interesarse por su situación, sobre todo por el retraso en el pago del alquiler y en la entrega del piso prometido.

Y es que, como les contó la hija del matrimonio octogenario, "no hay motivo alguno para que la EMVS deje de pagar el alquiler (los recibos mensuales a los que se había comprometido la EMVS eran de 750 euros) y dicen que cuando nos entreguen el piso liquidarán lo que nos deben", argumentó tras criticar ese retraso de trece meses.

Tras reprochar la actitud del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, por no cumplir con sus compromisos, el líder de los socialistas madrileños pasó a criticar, a renglón seguido, la de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, porque Madrid es "la única Comunidad Autónoma que no pone en marcha la Ley de Dependencia".

Por ello acusó directamente a los dos dirigentes populares de ser los culpables de que la familia Santos-Lacha "soporte unos gastos de 2.000 euros aproximadamente todos los meses" mientras que "a fecha de hoy no saben cuándo van a tener su nueva vivienda". "Es una cuestión de pura humanidad y todo porque los gobernantes tienen que estar para cumplir sus compromisos y no para amargar y destrozar la vida de las familias", apostilló el líder de los socialistas madrileños.

Para el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, la situación de Eleuterio y Juliana "rebasa los límites de la moralidad y de la ética" y que es un "caso flagrante de abuso por parte del equipo de Alberto Ruiz-Gallardón", que debe "corregir esta situación y cumplir lo acordado con los vecinos". Y es que, en su opinión, "Gallardón se preocupa mucho por aquellos que más tienen y deja abandonados a los que colaboran con el Ayuntamiento".

Dentro de esa colaboración incluyó a esta pareja de madrileños, que entregaron a la EMVS su antigua vivienda, por la que pagaban 240 euros de alquiler, acogidos a la renta antigua, para comprar un piso de la Empresa Municipal, cuyo precio sería el del módulo vigente para las viviendas de protección pública.