Armengol recalca su voluntad de "pactar y consensuar" la nueva Ley de Urbanismo para que sea "perdurable"


PALMA DE MALLORCA|

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha señalado este martes en el pleno del Parlament que la voluntad de su Ejecutivo es que la nueva Ley de Urbanismo de Baleares, que ahora está en fase de exposición pública, sea "pactada y consensuada" para que se convierta en una normativa "perdurable en el tiempo, porque es muy importante para los intereses de estas Islas", ha recalcado.

Así, Armengol ha constatado que el anteproyecto de la nueva Ley de Urbanismo ha sido elaborado con la participación de 62 técnicos, juristas y con la implicación de las administraciones municipales.

De esta forma ha respondido al portavoz del grupo parlamentario El Pi, Jaume Font, quien ha criticado la falta de diálogo y consenso con los ayuntamientos de las Islas a la hora de elaborar dicho anteproyecto.

Cabe señalar, que el conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, presentó hace hace unas semanas el anteproyecto de la nueva ley de urbanismo que sancionará y exigirá responsabilidad a los cargos públicos que permitan de forma continuada indisciplina urbanística -por ejemplo, si dejan caducar expedientes, dejan de sancionar una infracción, de ejecutar una demolición o no aplican una sentencia- y que también dejará sin efecto la amnistía a viviendas ilegales en suelo rústico.

Además, el anteproyecto introduce medidas de lucha contra la especulación -por ejemplo, con medidas correctoras que impidan plusvalías exageradas-, dará más competencias a las agencias de disciplina urbanística de los Consells Insulars, prohíbe los convenios de planeamientos urbanísticos -alegando que son fuente de conflicto y han dado lugar a indemnizaciones importantes- y crea una junta de expropiación autonómica.