(Ampl.) Un tribunal francés recorta el poder de Joaquín Rivero en Gecina a petición de Metrovacesa

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El Tribunal de Comercio de París resolvió hoy limitar los derechos de voto de Joaquín Rivero en Gecina, inmobiliaria de la que es presidente y primer accionista, en respuesta a un requerimiento realizado por Metrovacesa, informaron hoy a Europa Press en fuentes de la compañía española.

La sentencia restringe al 20% los derechos de voto de los dos máximos accionistas de Gecina, Joaquín Rivero y Juan Bautista Soler, pese a que juntos controlan el 31,5% del capital social de la empresa. La limitación se extenderá hasta el 20 de junio de 2010.

El tribunal galo argumenta que Rivero y Soler no cumplieron con la obligación de comunicar al mercado cambios de participación en una empresa cotizada que supongan variaciones de más de un 5%. Además, se hace eco de una resolución del regulador del mercado francés (AMF) del pasado año que indica que Rivero y Soler actúan de forma mancomunada en Gecina.

Además, el tribunal ha designado a un funcionario de justicia para que presida la próxima junta de Gecina, prevista para el 15 de junio.

La asamblea estaba inicialmente prevista para finales del presente mes de mayo, pero se aplazó ante la petición de Metrovacesa, segundo máximo accionista de Gecina con un 26,9% de su capital, de contar con más puestos en su consejo de administración, en el que actualmente tiene un representante.

En un comunicado, Gecina se limitó a indicar que "analizará las consecuencia de esta decisión" judicial.

CONFLICTO POR SEPARACIÓN.

La resolución del Tribunal de Comercio de París se registra en tanto Metrovacesa y su participada Gecina mantiene una pugna sobre la conveniencia de ejecutar un acuerdo de segregación firmado en 2007.

Gecina rechaza abordarlo ante la reestructuración accionarial registrada en Metrovacesa, por la que un grupo de seis bancos arrebataron las acciones y el control de la empresa a la familia Sanahuja (que fue quien firmó el acuerdo) al ejecutar su deuda.

De su lado, la inmobiliaria española insiste en que el acuerdo sigue vigente. En función de lo estipulado en el mismo, Gecina debe aportar un conjunto de edificios de oficinas de París a Metrovacesa valorados en unos 1.700 millones de euros a cambio de la participación del 26,9% que tiene en la empresa gala.