Blanco "desbloqueará" antes del verano la primera fase del 'plan renove' de autovías

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Fomento "desbloqueará antes del verano" los problemas surgidos en la ejecución de la primera fase del plan de renovación de autovías de primera generación, diez contratos de obras de mejora y conservación de distintos tramos de las autovías más antiguas adjudicadas a finales de 2007 por un monto de 5.530 millones de euros.

Así lo anunció hoy el titular del Departamento, José Blanco, quien además avanzó que licitará en el verano la segunda fase del plan.

En su intervención en el pleno de control al Gobierno en el Senado, el ministro reveló que ya ha empezado a esbozar soluciones a los problemas surgidos en el desarrollo de la primera fase en las reuniones mantenidas con las constructoras.

Blanco aseguró que "acelerar al máximo" el desarrollo del plan constituye una de las prioridades de su Ministerio por su contribución a la evolución del sector de la construcción, al empleo y, en último término, la seguridad vial.

No obstante, en respuesta a una interpelación del senador del PP Juan José Ortíz, reconoció que las obras de esta primera fase del 'plan renove' no se ejecutarán en los plazos previstos. Atribuyó a la crisis económica (caída de tráficos) y financiera (dificultad de obtener financiación), y a la falta de celeridad de las constructoras al presentar los proyectos gran parte de los retrasos y los problemas.

El 'plan renove' de autovías persigue la modernización y el mantenimiento de un total 2.131 kilómetros de las autovías de primera generación, las de mayor antigüedad (construidas entre las décadas de los ochenta y noventa), para equipararlas en seguridad y calidad a las de más reciente construcción. Cuenta con un presupuesto total de 6.344 millones de euros y un horizonte de ejecución de 2011.

El programa se financiará mediante el sistema de 'peaje en sombra', en virtud del cual las constructoras costean las obras de mejora y posteriormente recuperan la inversión mediante el cobro a la Administración de canon en función del número de usuarios de la vía, que de esta forma queda libre de peaje para los usuarios.