Caixa Catalunya ofrece 45 pisos en alquiler para jóvenes con precios adaptados a sus ingresos

BARCELONA, 27 (EUROPA PRESS)

La Obra Social de Caixa Catalunya ofrece 45 pisos nuevos en alquiler para jóvenes con precios que se adaptan a los ingresos de los inquilinos y que están por debajo del precio de mercado, según informó hoy el director de la Obra Social de Caixa Catalunya, Miquel Perdiguer.

El programa 'Alquiler social para jóvenes', aplica el concepto de 'alquiler justo' definido por la Generalitat y, según Perdiguer, será la primera entidad en hacerlo. Los pisos se dirigen a jóvenes de entre 18 y 35 años, que no sean propietarios de una vivienda y que tengan unos ingresos entre el 60 y el 120 por ciento de la mediana de la renta de su comunidad autónoma.

Para calcular el precio del alquiler, Caixa Catalunya tendrá en cuenta el 30 por ciento de los ingresos de los solicitantes, y la Obra Social ha establecido un precio máximo, siempre inferior al valor de mercado. Así, la cuota a pagar será la que sea más baja entre el 30 por ciento de los ingresos y el máximo que establece la entidad.

En Catalunya hay 30 de estos pisos repartidos de la siguiente manera: uno en Sabadell, siete en Terrassa, dos en Sant Andreu de la Barca, dos en Navàs, cuatro en Granollers y dos en Sant Feliu de Codines --en Barcelona--, dos en Vila-Seca y dos en Sant Carles de la Ràpita --en Tarragona--, dos en Balaguer (Lleida) y cuatro en Girona. En el resto de España, hay dos viviendas en Murcia, dos en Andalucía, dos en Castilla La Mancha, seis en Madrid y cuatro en la Comunidad Valenciana.

Las solicitudes para acceder a las promociones se pueden presentar entre el 18 de mayo y el 30 de junio, y el 7 de julio se adjudicarán mediante sorteo. Cada solicitante podrá optar a hasta tres viviendas y tendrá más o menos oportunidades según su perfil social. Así, las familias monoparentales tienen tres opciones extras en el sorteo, las personas con discapacidad dos, igual que las que tienen un grado de dependencia reconocido y las familias numerosas. Además, los clientes de Caixa Catalunya tendrán una opción extra.

Los adjudicatarios establecerán un contrato de alquiler por cinco años y al finalizar este periodo se podrá renovar por cinco años más --siendo diez años el tiempo máximo-- y también se podrá solicitar la opción a compra. Sin embargo, Perdiguer apuntó que este "no es el objetivo" del programa, que busca la rotación y dar oportunidades a los más necesitados.

El programa supone un coste de 10 millones de euros para la Obra Socia de Caixa Catalunya y las viviendas se empezarán a adjudicar el mismo mes de julio, tras comprobar la documentación de los agraciados. Algunos ejemplos de alquiler, serían una cuota de 300 euros al mes para una madre sola con un hijo menor, con unos ingresos netos mensuales de 900 euros por un piso de 67 metros cuadrados de dos habitaciones en Granollers (Barcelona).

APUESTA POR LA INNOVACIÓN

El director general de Caixa Catalunya, Adolf Todó, defendió que la Obra Social de la entidad es una parte "estratégica" para ellos, y señaló que ante la nueva situación económica son necesarias nuevas ideas y una apuesta clara por la innovación, cosa que aseguró que cumplirán sus proyectos futuros. "Estamos dispuestos a tomar riesgos", apuntó.

En respuesta a las declaraciones del presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (Ceca), Juan Ramon Quintás, que abogó por que las cajas limiten sus recursos destinados a Obra Social en favor de la capitalización, Todó aseguró que fueron palabras "de prudencia" y reconoció que es necesario adaptar las inversiones, pero señaló que Caixa Catalunya dará continuidad a su Obra Social porque es "estratégica".