Canarias sufre la tercera mayor caída en visados para construir viviendas, con un 77,1% menos

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA/MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La comunidad autónoma canaria ha sufrido el tercer mayor porcentaje de descenso en el número de visados para construir viviendas durante el primer trimestre del año, con un recorte del 77,1 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, según datos del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España.

De esta forma, Canarias se suma al arco mediterráneo, que es el área que más ha sufrido este descenso. La mayor caída interanual en el número de visados de obra nueva se registró en Murcia (-80,8%), Castilla-La Mancha (-79%), Canarias (-77,1%), Aragón (-76,6%), La Rioja (-75,5%), Galicia (-72,3%), Cataluña (-72,2%), Comunidad Valenciana (71,7%), Andalucía (-66,8%) y Baleares (-65,9%).

Por debajo de la media nacional, del 73,1 por ciento, se situaron Castilla y León (-64,5%), Cantabria (-60,9%), Navarra (58,7%), Asturias (-46,5%), Extremadura (-32,6%), Madrid (-27%) y País Vasco (-25,1%).

Los visados de obra nueva de vivienda libre descendieron un 73,1% en el primer trimestre, hasta las 20.227 unidades, mientras que los certificados para vivienda protegida descendieron un 8,49% en el mismo periodo y no sobrepasaron las 9.709 unidades.

Estas diferencias se explican por una caída de la actividad en el mercado de vivienda libre, a la espera de que se reabsorba el 'stock' de viviendas sin vender, y por la apuesta del Gobierno por la vivienda pública, que compensa en parte el frenazo de la actividad en este segmento.

En cualquier caso, las cifras ponen de manifiesto que la actividad del sector se mantiene en caída libre. Así, tomando en consideración la suma de todos los visados de nueva obra, la cifra no superó los 29.936 permisos en el conjunto de 2008, un 65,1% menos que en el mismo periodo del pasado año.

Estos datos de certificaciones previas al inicio de las obras adelantan, por tanto, cuál será el ritmo de actividad del sector residencial en los próximos años y ponen de manifiesto hasta qué punto los promotores están ajustando su producción a la caída de la demanda.

Así, estos 29.936 visados se sitúan incluso muy por debajo de la demanda estructural estimada de entre 400.000 y 450.000 viviendas anuales, en previsión de dejar espacio en el mercado al 'stock' de viviendas aún sin vender.