Economía/Vivienda.- (Amp.) El precio de la vivienda baja un 20% y apenas queda margen para más descensos, según el G-14

Propone extender el seguro de desempleo en las hipotecas y "flexibilizar" el plan vivienda. MADRID, 17 (EUROPA PRESS) El precio de la vivienda ha bajado un promedio del 20% desde mediados de 2008, cuando se agudizó la actual crisis del sector, y apenas queda margen para mayores descensos, aseguró hoy Pedro Pérez, secretario general del G-14, el grupo de las grandes inmobiliarias. "Un promotor se puede comer su margen de beneficio o su capital, pero no la financiación bancaria que obtiene para realizar la promoción, y que suele suponer entre el 70% y el 80% de su coste, lo que técnicamente pone un suelo al descenso de los precios", indicó Pérez. La diferencia de sus datos respecto a los que proporcionan organismos oficiales (Ministerio de Vivienda e INE) y las firmas de tasadores responde a que la metodología que utilizan estos informes tiene lo que denominó un "efecto retrovisor", esto es, no reflejan la coyuntura actual, se basan en los registros o en las tasaciones de viviendas cuya venta se registró bastantes meses atrás. "El mercado actualmente es de demandantes y no de oferentes", aseguró el secretario general del G-14 durante una intervención en el 'Observatorio de la Vivienda' de Garrigues y el Consejo General del Notariado. Pese a ello, y aunque garantiza que existe demanda, actualmente se acumula un 'stock' de viviendas terminadas sin vender de 700.000 unidades, y para 2009 no se prevé que se inicie la construcción de más de 150.000 viviendas, frente a las 250.000 de 2008. De hecho las empresas del Grupo no empezaron a construir ni una sólo vivienda en diciembre, algo que nunca antes había pasado. FIN DEL AJUSTE. Así, las grandes inmobiliarias consideran que el sector ya ha registrado un ajuste "impresionante" en cuanto a producción y precio, y que, en su opinión, este proceso no debería continuar, dado el impacto que ha tenido en la economía y en el empleo (sólo la caída en la construcción de pisos en 2009 supondrá la pérdida de unos 200.000 empleos directos, según sus cálculos). Por ello, el secretario general del grupo solicitó medidas para solventar los actuales problemas del sector, como son la financiación y el 'stock' de pisos, entre las que destacó líneas de financiación hipotecaria a plazo fijo, la extensión del seguro por desempleo en los créditos hipotecarios, la flexibilización temporal de los planes de vivienda pública (criterios de acceso y condiciones de construcción) o "retocar", también de forma temporal las deducciones por compra. En su opinión, son medidas muy distintas a los "planes multimillonarios" que reivindican otros sectores y que además, según defendió Pérez, ya se adoptaron con éxito en anteriores crisis. En su intervención , el secretario general del G-14 reconoció que en los últimos años el sector "cometió excesos evidentes con la colaboración entusiasta del sistema financiero y las administraciones", en el que "los precios superaron límites razonables". No obstante, lo justificó por el hecho de que "las ventas tiraban" de un sector que, además durante esos años "ha hecho la felicidad del sistema bancario y la Hacienda Pública".