El 20 por ciento de los inquilinos de Baleares no pagan el alquiler

Actualmente, hay 4.500 viviendas nuevas sin vender en Baleares, pese a que los precios se han reducido entre un 5 y un 7 por ciento

PALMA DE MALLORCA, 17 (EUROPA PRESS)

Dos de cada diez inquilinos de Baleares no pagan el alquiler de su vivienda, debido a que muchos desempleados que se han quedado sin prestaciones y viven de alquiler no tienen recursos económicos para pagar el piso, y por tanto, corren el riesgo de quedarse en una situación de desemparo si no se les facilita algún tipo de vivienda.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de los Promotores Inmobiliarios de las islas, Gabriel Oliver, advirtió queOliver recordó que actualmente, las clases bajas son las que más apuestan por la fórmula del alquiler, si bien recordó que están siendo las "más desfavorecidas" por la crisis económica, de forma que "no pueden llegar a pagar la cuota mensual de la vivienda", debido a que "muchos albañiles y camareros que recurrían al alquiler se están quedando sin trabajo".

Por otra parte, apuntó que el hecho de que el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciara ayer que mejorará la deducción por alquiler equiparándola a la deducción por compra, va a ayudar a que la cuota de mercado del alquiler se incremente en Baleares, si bien recordó que "hoy por hoy falta una conciencia social" para apostar por esta fórmula, en lugar de por la compra de una vivienda.

Actualmente, la deducción por alquiler es un 15 por ciento sobre 9.015 euros para rentas inferiores a los 12.000 euros, que se reduce progresivamente hasta los 24.000 euros. Así, Zapatero adelantó que este umbral mínimo se elevará a 17.000 euros a partir de 2011, con el fin de fomentar el alquiler.

Oliver admitió que actualmente, los promotores inmobiliarios tienen serios problemas para vender una vivienda, debido a que las entidades financieras no facilitan a los ciudadanos el acceso a un piso, como consecuencia de la crisis, lo que ha reducido en cerca de un 50 por ciento la venta de inmuebles en Baleares, hasta situarse entre 4.000 y 5.000 anuales, frente a las 7.000 u 8.000 que se vendían en "épocas normales".

UN STOCK DE 4.500 VIVIENDAS

En esta línea, apuntó que, actualmente, hay 4.500 viviendas nuevas sin vender en el archipiélago, a pesar de que los precios se han reducido entre un 5 y un 7 por ciento en relación a otros años. Oliver recalcó que pese a lo que cabía esperar, el precio de los pisos no ha disminuido de forma sustancial, si bien apuntó que se puede encontrar alguna "ganga" cuando sólo queda uno o dos inmuebles por vender en una promoción.

No obstante, confió en ir eliminando en los próximos años este stock, teniendo en cuenta que la producción ha caído en un 95 por ciento hasta el punto de que en los cuatro primeros meses de este año, sólo se han visado 109 viviendas mensuales, el 70 por ciento de ellas unifamiliares, frente a los 1.000 visados mensuales del periodo comprendido entre 2006 y 2007.

Oliver señaló que a mediados de este año concluirán las obras de los inmuebles iniciados en 2007, por lo que el stock de 4.500 viviendas se empezará a reducir a partir del segundo cuatrimestre, ya que cada vez se van a ir construyendo menos pisos, con el fin de que el stock disminuya hasta casi ser inexistente en el 2012.

Por otro lado, negó que haya 40.000 pisos vacíos en las islas, ni 15.000 solamente en la ciudad de Palma, tal como cifran algunas entidades, ya que, según señaló, muchas de estas viviendas son segundas residencias de ciudadanos que las ocupan durante dos o tres meses del año, coincidiendo con los meses de verano.

De este modo, recordó que en Baleares "existe la cultura entre muchas familias de tener dos o tres viviendas, que están ocupadas a tiempo parcial y que es muy difícil llegar a cifrarlas". Así, indicó que para demostrar que un piso está vacío todo el año se debería confirmar que ha tenido un consumo eléctrico cero durante doce meses seguidos.

Finalmente, Oliver consideró que "no es la solución" la propuesta que ha lanzado la Asociación de Promotores Constructores de España para que el Estado adquiera, a través de una oferta pública, los pisos que están en stock para que, posteriormente, los ponga en el mercado a precios más económicas.

En este sentido, manifestó que la única solución para dinamizar la venta de pisos es que las entidades financieras flexibilicen sus condiciones para dar facilidades a los ciudadanos a la hora de poder obtener una hipoteca.