El Ayuntamiento de Madrid seguirá el proceso para los últimos desalojos de las chabolas de la colonia los Trigales

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Madrid seguirá el proceso para los últimos desalojos de las chabolas de la colonia los Trigales de Puente de Vallecas, dado que se están cumpliendo todos los requisitos legales para el derribo de las infraviviendas, informaron hoy a Europa press fuentes municipales.

El Consistorio madrileño lleva desalojando a las familias de esta colonia desde el año 2005, con el objetivo de proceder a las obras de urbanización de la ampliación de Mercamadrid, donde se prevé transformar una superficie de 453.000 metros cuadrados de suelo para hacer crecer en un 25 por ciento el complejo alimentario.

Esta mañana estaba previsto el desalojo de una de las chabolas en las que habita una mujer y sus dos hijas, pero el desahucio finalmente no se llevó a cabo. El abogado de la familia, Roberto Alonso Martín, denunció ayer que Urbanismo no tenía orden judicial para proceder a la demolición.

Sin embargo, el Ayuntamiento sostiene que el proceso de los desalojos sigue su curso, sin impedimento judicial. Según fuentes consultadas, se solicitó con anterioridad al Juzgado autorización de entrada en domicilio, al no abandonar voluntariamente la finca la interesada tras comunicarle el preceptivo desahucio administrativo. El Juzgado denegó la entrada, en base a un defecto procedimental, que debía ser subsanado por la Administración.

"Dicho defecto, se está subsanando con las actuaciones de lanzamiento administrativo que se llevan a cabo en este momento, de acuerdo con la resolución judicial", indicaron las mismas fuentes.

Según el Ayuntamiento, la Directora General de Gestión urbanística, dictó resolución el pasado 27 de marzo en la que se requería el desalojo del inmueble, en el plazo de diez días, a contar desde la recepción de la notificación, que tuvo lugar el 31 de marzo de 2009.

El pasado 15 de abril se giró visita de inspección, constatándose que no se había procedido al desalojo, de lo que se levantó acta por la Policía Municipal. En base a ello, se apercibió del lanzamiento mediante resolución de la Directora General, de 17 de abril, cumpliendo así con la obligación legal que tiene la Administración de intentar llevar acabo la ejecución de sus actos, por sus propios medios, antes de solicitar nueva autorización judicial de entrada en domicilio.

Urbanismo reitera que el auto judicial dictado con anterioridad, "sólo señala un defecto de forma en el procedimiento, que es el que se ha subsanado ahora, sin que en dicho auto haya tenido lugar pronunciamiento judicial alguno sobre el fondo del desahucio que se lleva a cabo en el marco del procedimiento expropiatorio que sigue la Administración municipal en el barrio de Los Trigales".

"Los ocupantes de esta infravivienda carecen de título alguno para habitar en ella, careciendo además de derecho a realojo por parte de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo, al haberse constatado que son titulares de una vivienda en la ciudad de Madrid", concluye Urbanismo.