El nuevo Plan de rehabilitación de edificios concederá hasta 27.000 euros en ayuda por piso y beneficiará a 186.000 familias

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El Consejo de Gobierno acordó hoy remitir al Consejo Económico y Social el Plan de Rehabilitación de edificios 2009-2012 que, dotado de 350 millones de euros, permitirá ofrecer ayudas de hasta 27.000 euros por piso y beneficiará a más de 186.000 familias madrileñas, según informó en rueda de prensa la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Ana Isabel Mariño.

Según el Gobierno regional, la nueva normativa -- que afectará solo a fachadas y no permitirá la reforma del interior de las viviendas-- incide en la mejora de la eficiencia energética, la accesibilidad, la seguridad y el embellecimiento de los edificios para lograr ciudades más agradables y el beneficio de toda la sociedad.

Mariño explicó que el nuevo texto multiplica por seis los objetivos del actual Plan además de supone "un impulso sin precedentes" a la rehabilitación en la Comunidad de Madrid, ya que permite incentivar la actividad económica y la creación de empleo con una novedosa normativa que beneficia a toda la sociedad madrileña. Así, la Administración regional calcula que con su puesta en marcha se crearán 29.000 puestos de trabajo anuales.

La consejera también manifestó que el Plan establece ayudas a las comunidades de propietarios acumulables en función de su objetivo, lo que supone que cada vivienda podrá recibir hasta 27.000 euros. De esta cantidad, se percibirá 12.000 euros cuando las obras fomenten el ahorro energético; hasta 9.000 euros en caso de que se mejore la accesibilidad y la seguridad de los inmuebles, y otros 6.000 si se emprende la mejora y embellecimiento exterior de los edificios.

Además, la ayuda de 12.000 euros para la mejora de la eficiencia energética supone un incremento de casi el 100 por cien respecto al máximo de las subvenciones anteriores: 6.500 euros con un tope del 20 por ciento del presupuesto. Estas subvenciones serán compatibles con otras ayudas regionales así como con las que establece el Ministerio de Vivienda.

Según Mariño, el Estado, en su nuevo Plan 2009-2012, concede ayudas de hasta 5.000 euros, 6.000 en casos excepcionales. Las ayudas de 9.000 euros irán destinadas a aquellos proyectos en los que se mejore la funcionalidad de los inmuebles, incrementando tanto la accesibilidad (eliminación de barreras arquitectónicas, acceso a las viviendas, etc.) como la seguridad de los mismos (protección contra el ruido, seguridad ante incendios, entre otros). Las ayudas no superarán el 25 por ciento de la inversión.

FACHADAS

Para la mejora y el embellecimiento de las fachadas, los madrileños contarán con una línea de ayudas de hasta 6.000 euros por inmueble, pudiendo cubrir hasta el 25 por ciento del coste de la obra de mejora estética.

El nuevo Plan también se centrará en la conservación tanto de las típicas corralas madrileñas como en la revitalización de las viviendas unifamiliares de tipología rural tradicional (en localidades de menos de 10.000 vecinos), habilitando ayudas para las comunidades de propietarios de hasta 10.000 euros por vivienda, con un tope del 25 por ciento de la obra.

El Gobierno regional prevé declarar, en el marco del nuevo plan, actuaciones de rehabilitación en 186.000 viviendas, unas 126.000 ubicadas en 33 áreas urbanas (Barrios de Rehabilitación), otras 25.000 de forma individual y otras 35.000 que se beneficiarán de las ayudas para la instalación de ascensores. Los inmuebles que opten a estas ayudas deberán tener una antigüedad superior a los 25 años.

La consejera destacó que la Comunidad de Madrid mantiene en el nuevo Plan la subvención del 70 por ciento de la obra de instalación de nuevos ascensores en viviendas con más de 15 años de antigüedad, con un máximo de 50.000 euros por inmueble. Con esta medida, el Plan de Rehabilitación 2009-2012 permitirá instalar más de 1.750 ascensores, lo que podría beneficiar a cerca de 35.000 familias.

El Plan aspira a incrementar su colaboración con las localidades madrileñas apoyando la rehabilitación de barrios y centros urbanos, sufragando un porcentaje de las nuevas infraestructuras que se pongan en marcha en espacios públicos libres (en localidades de menos de 50.000 habitantes) y apoyando la construcción de aparcamientos subterráneos. En ambos casos, se subvencionará con un máximo del 25 por ciento del coste de las obras, siempre que esa cantidad no supere el 35 por ciento de las ayudas previstas para las viviendas de esa zona.

GESTOR PARA SIMPLIFICAR TRÁMITES

La normativa simplifica el sistema de gestión de las ayudas, facilitando los procedimientos de tramitación de subvenciones. Para ello, se introduce la figura del Gestor Personal de Rehabilitación, como elemento de apoyo, asesoramiento e información al ciudadano.

Estos gestores estarán integrados en las Oficinas de Rehabilitación y se convertirán en el enlace entre la Administración y las comunidades de propietarios, informando de la situación de cada expediente de ayudas hasta su concesión.

Además, se van a potenciar las campañas informativas para que los ciudadanos conozcan las políticas de rehabilitación regionales y paulatinamente se irá implantando la gestión electrónica. Por otro lado, se facilitará el proceso de solicitud y el cobro de las ayudas.