El PIB se contrajo un 2,9% en el primer trimestre, la mayor caída de la historia

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La economía española se contrajo un 2,9% en tasa interanual en el primer trimestre del año y un 1,8% en tasa intertrimestral, en ambos casos los peores registros en un trimestre desde 1970 cuando el Instituto Nacional de Estadística (INE) comenzó a realizar las estadísticas de Contabilidad Nacional.

Según el avance de la Contabilidad Nacional Trimestral publicado hoy por el INE (los datos definitivos se conocerán el próximo 20 de mayo), la contracción del PIB español fue resultado de la contribución negativa de la demanda nacional, que se vio compensada sólo en parte por una aportación positiva del sector exterior.

La caída del PIB en un 2,9% es la segunda reducción interanual consecutiva tras la contracción del 0,7% experimentada en el cuarto trimestre de 2008, y contrasta con el avance del 2,7% que registró el PIB español en el primer trimestre del año pasado.

Por su parte, la variación intertrimestral de la economía española se situó en el -1,8% en el primer trimestre, frente al -1% y al -0,3% del cuarto y tercer trimestre de 2008, respectivamente. Con esto, ya son tres los trimestres consecutivos en los que se contrae el PIB español, que oficialmente entró en recesión (dos trimestres de crecimiento negativo) a finales del año pasado.

Los datos publicados hoy por el INE coinciden con las estimaciones realizadas por el Banco de España en su último boletín económico. En él, el banco emisor aseguraba que la caída del PIB se había intensificado en España durante los primeros meses del año en un entorno recesivo mundial caracterizado por el deterioro de la confianza de los agentes, el colapso del comercio internacional y la persistencia de las tensiones en los mercados financieros, aunque algo atenuadas.

"PRONUNCIADA REDUCCIÓN" DE LA DEMANDA NACIONAL.

Según el Banco de España, esta evolución de los primeros meses habría sido reflejo, sobre todo, de la "pronunciada reducción" de la demanda nacional, que habría caído un 4,9% respecto al trimestre anterior, mientras que la contribución del sector exterior al crecimiento habría disminuido "ligeramente", pero seguiría siendo positiva (2,2%).

Por el lado de la demanda, la institución gobernada por Miguel Fernández Ordóñez subrayaba en su boletín que el gasto en consumo final de los hogares habría prolongado en el primer trimestre el perfil de "pronunciada desaceleración" que había mostrado a lo largo de 2008, ya que los principales indicadores registraron descensos, como el índice del comercio al por menor, las compras de bienes de consumo duraderos o las matriculaciones de automóviles, que cayeron un 38% en el primer trimestre frente al 45% del último del2008.

El Banco de España señalaba además que la debilidad del consumo de las familias en el primer trimestre reflejaba el entorno de "elevada incertidumbre" en el que se enmarcan las decisiones de gasto de los hogares, a pesar de los impulsos positivos asociados a los "pronunciados descensos" de la inflación y de los tipos de interés.

El instituto emisor afirmaba además que en los primeros meses de 2009, la inversión en bienes de equipo continuó retrocediendo, ya que la caída de la demanda nacional y exterior y el endurecimiento de las condiciones de financiación bancaria, unidos a las mayores dificultades para captar recursos por otras vías, continuaron frenando la puesta en marcha de proyectos de inversión por parte de las sociedades no financieras, a pesar de la reducción de los tipos de interés.

MÁS AJUSTE EN LA INVERSIÓN RESIDENCIAL.

En cuanto a la inversión en construcción, el Banco de España estimaba que el ajuste de la inversión residencial se habría agudizado entre enero y marzo como consecuencia del "significativo descenso" del número de viviendas iniciadas a lo largo de 2008 y los primeros meses de 2009, así como de la terminación de obras de edificación residencial emprendidas con anterioridad.

Además, aseguraba que la demanda de vivienda se está viendo desanimada por el endurecimiento de las condiciones de financiación, las expectativas de las caídas de precios y el empeoramiento de las perspectivas de crecimiento de la renta de las familias. Asimismo, apuntaba que la ejecución de obra civil habría seguido lastrada por el descenso de la licitación oficial, aunque consideraba que podría esperarse una reactivación en el segundo trimestre del año con el comienzo de los proyectos del Fondo de Inversión local.

En cuanto a la aportación del sector exterior, el banco emisor esperaba una "ligera disminución" de su aportación al crecimiento en el primer trimestre, debido a los "pronunciados retrocesos" tanto de las importaciones como de las exportaciones que, en comparación con el cuarto trimestre de 2008, son "algo intensos" en el caso de las ventas al exterior.

Sobre el valor añadido del conjunto de la economía de mercado, el Banco de España afirmaba que en el primer trimestre habría registrado una "notable reducción" de su ritmo de variación interanual, que afectó a todas las ramas productivas de la economía, con una tasa de contracción intertrimestral del 2,3%. En concreto, destacaba una "acusada caída" en las ramas industriales, así como deterioros adicionales en la actividad constructora, en las ramas agraria y pesquera y en el valor añadido bruto de los servicios.