Fadeco pide medidas de ayuda a los promotores para amortiguar el aumento de costes que supondrá la normativa sobre ruido

SEVILLA, 29 (EUROPA PRESS)

La patronal de promotores inmobiliarios andaluces, Fadeco Promotores, demandó la puesta en marcha de medidas de ayuda a los constructores y promotores para amortiguar los perjuicios que puede suponer para el sector medidas como la normativa sobre ruido en los hogares, que implicará un incremento en el precio de las viviendas nuevas.

Fuentes de Fadeco indicaron a Europa Press que esta nueva normativa "va unida a Ley de Calidad de Ambiental", de forma que "todo lo que sea mejorar las viviendas da más valor a un producto como el inmobiliario, que es el que hacemos constructores y promotores".

No obstante, advirtieron de que "cuantas medidas se tomen para hacer las viviendas mejores en cualquier ámbito supone de forma incuestionable un incremento en el precio de la vivienda", algo que, a su juicio, "deben tener en cuenta las administraciones cuando legislan y los propios ciudadanos como consumidores finales".

"Cualquier normativa, aunque sea bienvenida supondrá, como ocurrió con el Código Técnico de Edificación, un encarecimiento que nos preocupa cuando llega a los precios del producto final", aseveraron.

Por ello, consideraron que "sería necesario que, al mismo tiempo que salga la nueva normativa, ésta venga acompañada por un estudio que incluya medidas generales para ayudar a promotores y constructores y evitar que suponga un incremento de costes y precios".

LA NORMA

Las nuevas viviendas deben adoptar desde el pasado viernes, con carácter obligatorio, la nueva normativa sobre ruido en los hogares, que triplica las exigencias en materia de aislamiento acústico y supondrá un incremento medio del precio de la vivienda de entre el 0,3 y el 0,6 por ciento, según la orden ministerial que publicó el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Con la entrada en vigor de este documento básico de Protección frente al Ruido, seis meses después de lo inicialmente previsto, se completa la aplicación definitiva el Código Técnico de Edificación (CTE), que puso en marcha la primera ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo.

Este texto reglamentario, que sustituye a la normativa de 1988, reducirá el ruido aéreo, que es el que supone oír, por ejemplo, las voces del piso contiguo, aumentando la exigencia de aislamiento de 42 a 50 decibelios. En relación con los impactos, se reduce el ruido percibido entre viviendas de 88 a 65 decibelios.

Según establece la orden ministerial, "las exigencias de aislamiento acústico de los hogares supondrá un incremento medio del precio de entre el 0,3 por ciento y el 0,6 por ciento, considerando el precio medio de la vivienda en España de 1.958,1 euros por metro cuadrado", aunque, matiza, "el coste de los materiales de construcción no define directamente el precio final de la vivienda". En cifras absolutas, la aplicación del documento básico costará de media unos 9,56 euros por metro cuadrado.

"El impacto económico de la nueva normativa depende, no obstante, de distintas variables, entre las que destacan la tipología de la vivienda y la zona geográfica en la que se encuentre", añade el texto.

Así pues, el estudio distingue cinco tipologías de viviendas y seis zonas geográficas determinadas por la similitud de sus respectivos precios de origen. Además, tiene en cuenta la distribución porcentual de viviendas por tipologías y zonas geográficas.

Según el tipo de vivienda, el menor incremento se registra en las viviendas unifamiliares, con un coste en el chalet pareado de 5,75 euros por metro cuadrado y, en el adosado, de 8,56 euros por metro cuadrado. En las viviendas en bloque, la normativa tendrá un impacto de 10,07 euros por metro cuadrado para las de dos dormitorios, de 11 euro por metro cuadrado para las de tres, y de 12,42 euros por metro cuadrado para las de un dormitorio.

ZONAS GEOGRÁFICAS

Por zonas geográficas, el coste mínimo del metro cuadrado corresponde a la denominada zona Sur, que incluye a Extremadura, Andalucía y Canarias (entre 10,78 euros y 4,94 euros), seguida de la Noroeste, con Galicia y Asturias (entre 11,45 y 5,25 euros); Norte, con Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja; y la zona Levante, con Comunidad Valenciana y Murcia (en ambas zonas, el efecto oscila entre 12,12 y 5,56 euros).

Por último, se sitúan las zonas Noreste (Cataluña, Aragón e Illes Balears) y Centro (Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León), con una horquilla de precios de entre 13,47 y 6,17 euros por metro cuadrado.