Gómez reformará las Ley de Cajas para que los políticos no intervengan en la gestión y sólo actúen en fundaciones

Acusa a Aguirre de "integrismo ideológico", lo que ha convertido al Gobierno de la Comunidad en una "excepción en el mapa internacional"

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSM-PSOE, Tomás Gómez, asegura que cuando gobierne, "en 2011", despolitizará Caja Madrid y promoverá una reforma de la Ley de Cajas de Ahorros autonómica para que los representantes políticos no intervengan en la gestión financiera, y sólo tengan poder a través de las fundaciones y obras sociales de estas entidades.

En el marco de una conferencia ofrecida en el Club Siglo XXI, Gómez se opuso frontalmente a la posibilidad de privatizar las cajas de ahorros, tal y como ha defendido el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta.

"Creo en un modelo de caja público, soy firme opositor a su privatización", subrayó, al tiempo que manifestó que su apuesta es, no obstante, replantear el modelo de cajas de ahorros con un debate "sereno". "La propiedad, los accionistas, deben seguir siendo los ciudadanos, representados por sus representantes políticos", destacó, pero "nunca" deben "intervenir en tareas de gestión, que deben ser guiadas exclusivamente por profesionales y criterios técnicos", destacó el líder de los socialistas madrileños.

En este sentido, destacó que las cajas de ahorros españolas son "peculiares y específicas" pero pueden acercarse a otros modelos, como los nórdicos, en los que la participación política se inserte en fundaciones, cuyo objetivo sea el "retorno a la sociedad de los beneficios" que generan y la obra social, para lo que son concebidas las cajas según la legislación española.

Así, apostó por que los representantes políticos se concentren en "fundaciones absolutamente alejadas de la gestión", y se establezca una "dicotomía entre la representación de la ciudadanía y la gestión financiera". El objetivo es que estas entidades no puedan responder a los "caprichos y los intereses personales" de los dirigentes.

Respaldado por un nutrido grupo de compañeros de partido, entre ellos, la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor; la secretaria de Organización, Leire Pajín, y el ex alcalde Juan Barranco, Tomás Gómez defendió además durante el debate posterior en el Club Siglo XXI que habrá que "replantearse el peso de las autonomías en las cajas de ahorros", así como reflexionar sobre el hecho de que se pueda impedir la fusión de dos cajas porque no estén en el mismo territorio dentro de España.

INTEGRISMO IDEOLÓGICO

Por otra parte, Gómez afirmó que el "integrismo ideológico" ha convertido al Gobierno de la Comunidad de Madrid en una "excepción en el mapa internacional", puesto que la línea marcada por el G-20 "constituye sin duda una auténtica moción de censura programática, ideológica y política a la línea tomada por la Comunidad de Madrid".

"Es imperdonable seguir perdiendo el tiempo" contra la crisis económica en la Comunidad de Madrid, como lo demuestra el hecho de que ya cuenta con 450.000 desempleados y "ya no es la primera región de crecimiento del PIB, es la séptima del país". "Tampoco es la primera en renta per cápita, algo que nunca había sucedido en la historia", observó.

Y es que, a su juicio, es urgente un cambio de modelo productivo porque la región se basa en "la construcción y los servicios". "El Gobierno puede y debe actuar. El problema no está en el mercado laboral, sino en la crisis de liquidez y de demanda", opinó.

Presentado por su director de comunicación, Eduardo Sotillos, como un "hombre honrado que no quiere gobernar sobre un Madrid en ruinas", Gómez destacó que su propuesta económica se basa en la "sensatez", plasmada en el paquete de medidas económicas presentadas por el Partido Socialista de Madrid: concertación social, políticas activas de empleo, inversión en obra pública productiva, una plan de política financiera que permitiría liberar 10.000 millones de euros en el mercado y un amplio paquete de ayudas para las familias que incluiría becas, escuelas infantiles gratuitas, abono joven hasta los 26 años, etc...

En tiempos de crisis, dijo, "no son las políticas del PP lo que necesita España y Madrid" , ya que populares y socialistas persiguen "objetivos diferentes" y se centran en la "protección de sectores diferentes, unos minoritarios otros mayoritarios".

Así, Gómez defendió que el 7 junio, en las elecciones europeas, "nos jugamos cómo salir de la crisis, pero también derechos sociales", puesto que los conservadores son quienes "han protagonizado las 65 horas semanales, lo que nos hubiera devuelto a condiciones de trabajo de dos siglos atrás, el Decretazo de 2002 o los que, como respuesta al cambio climático, bromean, lo niegan o utilizan como fuente de autoridad a un primo de Rajoy".

Gómez cerró su conferencia subrayando que la "inacción y el victimismo de la política del Gobierno autonómico es una cadena que lastra las posibilidades de una sociedad como la madrileña preparada para afrontar los retos del futuro".