La Cámara de Barcelona exige una reestructuración del sector financiero para reactivar el crédito

Ve bien las fusiones y pide al Gobierno que liquide con celeridad las entidades insolventes cuando todo lo demás falle

BARCELONA, 13 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, reclamó hoy una "reestrucuración" del sector financiero para evitar que el peso del ajuste por la crisis recaiga principalmente en la inversión crediticia. "Hace falta actuar preventivamente para evitar un empeoramiento de la situación que afecte indiscriminadamente a todas las empresas y sectores económicos, y que retrase la recuperación más allá de lo inevitable", destacó.

Recalcó que el proceso de reestructuración "debe estar liderado por el propio sector financiero" con ayudas "complementarias, no sustitutivas" de las administraciones. Para ello, instó a las entidades financieras a depurar sus balances --con reconocimiento de pérdidas y valoración de las necesidades de capital-- y a reforzar su capital, ajustando a la vez su dimensión al menor volumen de negocio. En este contexto, se mostró favorable a las fusiones.

En rueda de prensa sobre la coyuntura y el futuro económico, Valls afirmó que las cajas catalanas tienen mayor solvencia que otras entidades españolas, "pero algunas, en temas inmobiliarios, deberían reflejar su iliquidez", añadió.

Aseveró que "la restricción crediticia no se reducirá hasta que las entidades tengan un volumen de capital sufuciente para afrontar el aumento de la morosidad y la pérdida de valor de los activos inmobiliarios".

A las administraciones les pidió transparecia sobre el volumen de recursos movilizados y su efectividad, responsabilidad en este gasto, y decisión y rapidez para capitalizar a las entidades viables y ofrecer soluciones para las inviables, "si alguna lo es".

La Cámara añadió por escrito que "cuando no sea posible encontrar soluciones públicas o privadas para entidades con problemas, las autoridades económicas deberían actuar con determinación y celeridad para liquidar las entidades. Sólo eso evitará una pérdida de confianza en el conjunto del sector financiero".

EMPRESAS SIN CRÉDITO Y CON CLIENTES MOROSOS

Valls explicó que, según la segunda encuesta de la Cámara sobre financiación empresarial, el 65% de las empresas catalanas tiene problemas para acceder al crédito, casi el triple que hace un año. Además, el 57% tiene clientes morosos --frente al 29% de la encuesta de 2008--, y el 23% tiene administraciones que no le han pagado facturas.

El número de empresas que ha solicitado un nuevo crédito o la renovación de uno anterior es del 53% en la actualidad, frente al 39% de hace un año. De estas solicitudes, el 15% fue denegada por las entidades financieras (13% en 2008), y un 4% de empresas no aceptó las condiciones del crédito por ser demasiado exigentes. Así, Valls lamentó que "una de cada cinco empresas no ha obtenido el crédito solicitado".

El presidente de la Cámara argumentó que estos datos confirman que las medidas del Gobierno para reactivar la financiación "no han tenido los efectos esperados". Por ello, la entidad empresarial propone nuevas iniciativas como que el Estado avale hasta el 75% de los créditos a pymes de hasta 1,5 millones, o como que el Institut Català de Finances (ICF) colabore con el Instituto de Crédito Oficial (ICO), incluso asumiendo parte del riesgo financiero y agilizando trámites.

La Cámara también propone que los empresarios puedan compensar deuda de los municipios con los pagos del IVA y el Impuesto de Sociedades, y que haya mayor flexibilidad y fraccionamiento en el pago de impuestos --incluyendo que las empresas puedan financiar deudas fiscales y con la Seguridad Social de hasta 50.000 euros sin necesidad de aval--.