Las grandes inmobiliarias del G-14 encadenan cuatro meses sin iniciar ni una sola vivienda

Piden a los bancos "igualdad de trato" a la hora de financiar las ventas de sus pisos y los de las inmobiliarias

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Las grandes inmobiliarias que conforman el grupo G-14 acumulan cuatro meses consecutivos (diciembre de 2008-marzo de 2009) sin iniciar la construcción de una sola vivienda libre, algo que no había pasado nunca antes en estas compañías, según indicaron a Europa Press en fuentes de esta asociación.

En cuanto al mes de abril, a pesar de no tener todos los datos, aseguran que "no existe ningún indicio" de que estas empresas hayan puesto en marcha promociones de nuevas viviendas. "No se ha dado ningún elemento que indique que la situación haya cambiado de forma significativa", apuntaron dichas fuentes.

El parón constructor en el sector es consecuencia del frenazo registrado por la venta de pisos (cayó un 32,6%, hasta las 564.464 unidades en 2008, según el Ministerio de Vivienda) y la consiguiente generación de un 'stock' de pisos sin vender (entre 700.000 y un millón de unidades, según las fuentes), además de los problemas de financiación.

Por ello, las distintas patronales inmobiliarias coinciden en dar ya por descontado que en 2009 la construcción de nuevas viviendas no logrará alcanzar siquiera la cota de las 150.000 nuevas viviendas, un mínimo histórico lejos de los récords registrados en años anteriores (con un máximo de casi un millón en 2006, según el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos).

COMPETENCIA DE LOS BANCOS.

Ante este contexto, y ante las promociones lanzadas por distintos bancos y cajas para vender las viviendas que tienen en balance, en muchos casos con descuentos e hipotecas con determinadas ventajas, el G-14 solicita a estas entidades "igualdad de trato" en materia de financiación. Consideran que un cliente que compra un pisos de una inmobiliaria debe tener igual acceso a la financiación que aquellos que optan por adquirirlo en un banco o caja.

El grupo de las grandes inmobiliarias "reconoce que los bancos no están en esa actividad porque esté en sus planes de negocio, sino porque no les queda más remedio". "Los bancos han devenido en inmobiliarias por las dificultades de financiación que atraviesan particulares y empresas y se están viendo obligados a dar salida a sus activos", añadieron dichas fuentes.

Asimismo, las empresas del sector están "convencidas" de que los bancos se retirarán del mercado en el momento en que la situación cambie.

Por ello, y "aunque duela la competencia", el G-14 sólo solicita a los bancos, "de forma razonable", que esas condiciones de financiación que, en algunos casos, se da a quienes compran un activos a los bancos, "sean similares a las que se de a otro ciudadano que compre el piso a una inmobiliaria".