Los constructores creen que la limitación de las deducciones no liberará el stock y beneficiará a la banca

González Cuevas no ve "brotes verdes por ningún sitio", critica las medidas "parcheantes" y apuesta por una reforma laboral "auténtica"

SANTANDER, 19 (EUROPA PRESS)

Los constructores y promotores cántabros creen que la limitación de las deducciones por la compra de vivienda, con independencia de los límites de renta que se fijen finalmente, "no aporta nada positivo" ni liberará el stock de pisos existente en el país porque el principal problema para dar salida a esas viviendas es la "carencia de financiación".

De hecho, piensan que la medida, en todo caso, "favorecerá" a las entidades financieras, que acumulan más de 12.000 millones de euros en inmuebles recuperados por créditos fallidos y "van a entrar en competencia" con el stock de los promotores, con la ventaja de que cuando un cliente vaya a pedir una hipoteca para la compra de vivienda le pueden condicionar la concesión del crédito a la adquisición de uno de los pisos o casas que la entidad financiera tenga en ese momento.

Así lo dijo hoy en rueda de prensa el presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Cantabria, Fidel González Cuevas, quien aseguró que en el Debate sobre el Estado de la Nación "sólo ha habido un perdedor, el ciudadano español", porque las propuestas planteadas son, a su juicio, "medidas parcheantes".

En este sentido, González Cuevas no sólo cuestionó la limitación de las deducciones por la compra de vivienda, sino también otras medidas como la ayuda de 2.000 euros por la adquisición de coches, cuya aprobación "unilateral" dice que no se explica "nadie"; o la reducción del Impuesto de Sociedades para las empresas de menos de 25 trabajadores, porque "nadie" va a mantener plantillas si no desarrolla la actividad con normalidad, por un beneficio que, como máximo, llegará a 16.000 euros.

En su opinión, "la auténtica solución es acabar con la lacra del desempleo" porque los 4,2 millones de parados actuales "no podrán acceder a la vivienda ni al coche sin antes activar el acceso al crédito".

Y junto a ello, también apuesta por una "reforma laboral auténtica y de inmediata acción", aunque respetando los derechos adquiridos hasta ahora. Según dijo, no pretenden el despido libre "y prácticamente sin costes" como se les reprocha, sino un mercado laboral como en Alemania, Estados Unidos o Inglaterra, que se tienda a contratos indefinidos y se establezcan pautas para los supuestos de pérdida de empleo regulando indemnizaciones que vayan "de menor a mayor cuantía, pero nunca lleguen" a los 45 días, que son "muy onerosos".

EFECTOS NEGATIVOS PARA LA CLASE MEDIA

En el caso de las deducciones por adquisición de vivienda y su limitación a partir de 2011, el presidente de los Constructores cántabros aseguró que la media "afecta negativamente a la clase media" y "no estimula" a comprar antes de esa fecha. Así, insistió en que el problema "más grave" en el mercado inmobiliario es la falta de financiación y, mientras tanto, "a día de hoy", no se han firmado todavía los convenios de financiación del nuevo Plan de Vivienda, que tenía que estar en vigor desde enero.

Además, incidió en esa "competencia" que van a suponer ahora las entidades financieras, que pueden rebajar un 30 ó un 40 por ciento los precios "sin prácticamente perder dinero", y van a priorizar la salida de su stock.

"La banca está resolviendo sus problemas y no quiere saber nada de nosotros", agregó González Cuevas, quien explicó que los constructores y promotores cántabros, por su parte, buscan nuevas fórmulas para dar salida al stock y, en esta línea, cuentan con la reciente incorporación a la asociación de Afilia, una agrupación de 22 inmobiliarias que comparten sus carteras de pisos para mejorar la gestión, reducir costes y ofrecer una colaboración más eficaz.

El presidente de la asociación, Ignacio López, explicó que tienen la tecnología más avanzada para vender esas viviendas y eso es lo que ofrecen a la Asociación de Constructores. Al igual que González Cuevas, el presidente de Afilia coincidió en que la limitación de las deducciones es un "parche" que "puede animar a alguna persona", pero no es lo que el sector "está demandando", ya que lo que se requiere es un "vuelco económico, normativo y fiscal".

"SECTOR VILIPENDIADO"

Otro de los compromisos del Gobierno que no comparten los constructores y promotores cántabros es el del cambio del modelo productivo a costa de reducir el peso de su sector, que, en su opinión, "ha sufrido injustamente el vilipendio social" por lo sucedido en algunos ayuntamientos cuando la causa de la corrupción, a su juicio, está en algunos funcionarios.

"Un empresario no quebranta su actuación si no le condiciona un funcionario que tiene la potestad de dar una licencia" o tramitar la calificación de un terreno, recalcó en este sentido. Y es que, en su opinión, si les retrasan cuatro años un trámite y les piden dinero para resolvérselo en seis meses "el culpable será la persona que les pone esos artilugios fuera de la ley".

En palabras de González Cuevas, el cambio de modelo productivo en España no debe sustentarse en "disminuir el peso" de la construcción sino en "buscar sectores cuyo crecimiento pueda absorber de forma estable el empleo", impulsando sectores ya "vivos", como la construcción, industria, automoción y semimanufacturas, y buscando otros con perspectivas de futuro favorables.

"SEGUIMOS EN EL FANGO"

De todas maneras, recalcó que el cambio de modelo no se puede resolver "a corto ni medio plazo", sino que requiere "al menos dos generaciones" y suena por tanto a "milonga" del Gobierno para "despistar de la verdadera situación", en la que González Cuevas no ve "brotes verdes por ningún sitio".

"Seguimos en el fango de la situación", recalcó el presidente de los Constructores, quien lamentó que el Gobierno "piensa que esto se va a resolver a su aire, pero si no se toman medidas", la crisis, en lugar de dos años, "puede durar 15 ó 20 años, como en Japón".

En este sentido, González Cuevas cuestionó tanto la postura del consejero de Economía y Hacienda cántabro, Ángel Agudo, como la de la ministra de Economía y diputada nacional por Cantabria, Elena Salgado, y recalcó que hablar de brotes verdes es "un despropósito y un empeño de subestimar la mente del ciudadano español". Por ello, desea que "la madre de los sueños verdes ilumine el camino" de los gobernantes para poder alcanzar pronto "con sana y cierta realidad, las variables económicas positivas para todos".

Frente a ese optimismo de algunos responsables políticos, recordó las cifras de paro, afiliación, aumento del déficit o descenso del PIB, entre otros, y resaltó que a final de 2009 los datos van a ser "terroríficos", y por eso, consideró que los dos grandes partidos políticos, "más allá de la discusiones políticas y enfrentamientos baldíos de contenidos, tienen la obligación de establecer el diálogo necesario para aplicar medidas correctoras" que resuelvan la crisis.