Los constructores creen que la limitación de las deducciones no liberará el stock y en toco caso beneficiará a la banca

González Cuevas no ve "brotes verdes por ningún sitio", critica las medidas "parcheantes" y apuesta por una reforma laboral "auténtica"

SANTANDER, 19 (EUROPA PRESS)

Los constructores y promotores cántabros creen que la limitación de las deducciones por la compra de vivienda, con independencia de los límites de renta que se fijen finalmente, "no aporta nada positivo" ni liberará el stock de pisos existente en el país porque el principal problema para dar salida a esas viviendas es la "carencia de financiación".

De hecho, piensan que la medida, en todo caso, "favorecerá" a las entidades financieras, que acumulan más de 12.000 millones de euros en inmuebles recuperados por créditos fallidos y "entrarán en competencia" con el stock de los promotores, con la ventaja de que cuando un cliente vaya a pedir una hipoteca para la compra de vivienda le pueden condicionar la concesión del crédito a la adquisición de uno de los pisos o casas que la entidad financiera tenga en ese momento.

Así lo dijo hoy en rueda de prensa el presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Cantabria, Fidel González Cuevas, quien aseguró que en el Debate sobre el Estado de la Nación "sólo ha habido un perdedor, el ciudadano español", porque las propuestas planteadas son, a su juicio, "medidas parcheantes".

En este sentido, González Cuevas no sólo cuestionó la limitación de las deducciones por la compra de vivienda, sino también otras medidas como la ayuda de 2.000 euros por la adquisición de coches, cuya aprobación "unilateral" dice que no se explica "nadie".

En su opinión, "la auténtica solución es acabar con la lacra del desempleo" porque los 4,2 millones de parados actuales "no podrán acceder a la vivienda ni al coche sin antes activar el acceso al crédito". Y junto a ello, también apuesta por una "reforma laboral auténtica y de inmediata acción", respetando los derechos adquiridos hasta ahora, pero regulando nuevas indemnizaciones en adelante que no lleguen en ningún caso a los 45 días, "que son muy onerosos".

Tampoco confía en la apuesta por el cambio del modelo productivo porque, según dijo, eso requiere "al menos dos generaciones" y suena por tanto a "milonga" del Gobierno para "despistar de la verdadera situación", en la que González Cuevas no ve "brotes verdes por ningún sitio". "Seguimos en el fango de la situación", recalcó el presidente de los Constructores, quien lamentó que el Gobierno "piensa que esto se va a resolver a su aire, pero si no se toman medidas", la crisis, en lugar de dos años, "puede durar 15 ó 20 años, como en Japón".

(((Seguirá ampliación)))