Los nuevos usuarios de Viviendas Municipales de Bilbao deberán firmar un compromiso de buena convivencia vecinal

La sociedad municipal mantuvo 3.352 viviendas municipales arrendadas en 2008 y abrió 21 expedientes relacionados con la conflictividad

BILBAO, 18 (EUROPA PRESS)

Viviendas Municipales de Bilbao presentó hoy una campaña dirigida a las personas inquilinas de pisos municipales, con el objetivo de mejorar la convivencia vecinal y erradicar los problemas de conflictividad que puedan presentarse en las comunidades de vecinos y vecinas.

Las acciones informativas de la campaña se resumen en un documento explícito de compromiso con la convivencia social, cuya firma será obligatoria a partir de ahora para las nuevas personas arrendatarias de una vivienda municipal. El incumplimiento de las cláusulas contenidas en este escrito puede llevar a la extinción de contrato de arrendamiento.

La presidenta de Viviendas Municipales de Bilbao y teniente alcalde del Ayuntamiento de Bilbao, Julia Madrazo, destacó que "la convivencia vecinal es un pilar fundamental que justifica el mantenimiento en régimen de arrendamiento de una vivienda municipal". "Queremos dejar claro que si se rompe la convivencia, se rompe el contrato, o lo que es lo mismo, desde Viviendas Municipales pondremos en marcha los mecanismos para resolver la relación", declaró.

CONFLICTIVIDAD SIMILAR

Según la estadística de Viviendas Municipales, la conflictividad en los pisos municipales de alquiler social en Bilbao representa unas cifras "poco significativas en sí mismas, ya que son equiparables a las de otras comunidades de vecinos y vecinas de carácter exclusivamente privado".

Así, en 2008, la sociedad municipal mantuvo 3.352 viviendas municipales arrendadas y se abrieron 21 expedientes relacionados con la conflictividad (20 de ellos se resolvieron ese mismo año). En lo que va de 2009, se han iniciado 15 expedientes, 14 de los cuales ya se han cerrado. En la mayoría de los casos se ha tratado de molestias genéricas -ruidos, principalmente-, y sólo en muy pocas ocasiones de problemas más graves, como agresiones o insultos.

Cuando se recibe una queja sobre las molestias que presuntamente causa una persona inquilina de un piso municipal, Viviendas Municipales abre un expediente de conflictividad y la persona denunciada presuntamente causante del conflicto tiene un plazo de diez días para realizar alegaciones por escrito. Si reincide, se le advierte de que no se procederá a la renovación de su contrato de alquiler. El desahucio sólo es posible cuando lo ordena una sentencia judicial.

DERECHOS Y OBLIGACIONES

La campaña informativa iniciada por Viviendas Municipales pretende evitar situaciones de estas características. Junto a las obligaciones que contrae la persona arrendataria de una vivienda municipal con la firma de este nuevo documento -uso correcto de la vivienda y de los bienes comunes, sin causar ruidos o molestias; cumplimiento de las normas particulares de cada comunidad vecinal...-, se incluyen también sus derechos.

Entre estos últimos, la persona arrendataria tiene derecho a una atención personalizada, a un adecuado mantenimiento de la vivienda, o a la obtención, si es el caso, de la ayuda que se corresponda con su situación personal.

Este escrito de compromiso tendrá continuidad este año con una Carta de Servicios, que prepara actualmente Viviendas Municipales. Será un documento exhaustivo que detallará todo lo relacionado con el compromiso de servicio público de Viviendas Municipales de Bilbao.