Promotores piden a la Xunta "medidas urgentes" para reactivar el sector y reformas en la normativa que les afecta

Reconocen que en Galicia hay menos de 30.000 inmueble sin vender, con una media de siete viviendas por promoción

VIGO, 28 (EUROPA PRESS)

La Asociación de Promotores Inmobiliarios de la provincia de Pontevedra, Aproin, pidió hoy a la Xunta que tome "medidas urgentes" para reactivar el sector y que éste contribuya a la dinamización de la economía, al tiempo que advirtió de que "es hora de coger el toro por los cuernos" y modificar ciertas leyes autonómicas que afectan al sector, como las Normas do Hábitat, o la prohibición de edificar a menos de 500 metros del litoral.

En una rueda de prensa celebrada hoy en Vigo, el presidente de Aproin, Javier Garrido, apuntó que "la principal prioridad" de los promotores inmobiliarios en Galicia es "que se reactive la demanda con ayudas directas a los compradores", ya que existe una demanda de viviendas --de reposición y de emancipación-- "que no está siendo satisfecha".

En lo que respecta a la normativa, Garrido reconoció que hay iniciativas del anterior gobierno gallego "que se pueden aprovechar y adaptar". Así, se refirió al registro único de demandantes de vivienda que, en su opinión, "debe ser tratado con rigor", porque "no está bien organizado", y debe tener en cuenta criterios como el arraigo o los ingresos, y no decidir las adjudicaciones sólo por sorteo.

En cuanto a la ley de medidas urgentes de protección del litoral, los responsables de Aproin señalaron la "necesidad" de que haya una ordenación del territorio en la costa, pero lamentaron que la norma vigente "no regula nada, se limita a paralizar las licencias". "En unos casos el límite de los 500 metros debe ser superior y en otros inferior, hay que aplicar el sentido común", aseveraron.

Del mismo modo, criticaron las Normas do Hábitat ya que, aunque "es bueno legislar sobre la calidad de las viviendas", se impusieron criterios "sin sentido e inaplicables".

VIVIENDAS SIN VENDER

En todo caso, Javier Garrido precisó que los problemas del sector en Galicia son diferentes a los de otros lugares de España, ya que los promotores gallegos "apenas tienen viviendas en stock, sin vender", con una media de 7 viviendas por promoción, lo que hace que no lleguen a las 30.000 en toda la comunidad gallega.

Además, Aproin insistió en el papel que el sector puede jugar en la recuperación económica, y recordó que cada vivienda en obras genera entre 4 y 5 empleos, por lo que esta actividad permite crear puestos de trabajo "de forma rápida, fácil y relativamente barata".

PGOM DE VIGO

En lo que respecta al desarrollo urbanístico de Vigo, tanto Javier Garrido como el gerente de Aproin, Miguel Font, denunciaron que, desde la aprobación del Plan General de Ordenación Municipal (PGOM), no se ha concedido ninguna licencia para viviendas colectivas en la ciudad, y que tampoco se han construido ninguna de las 6.000 viviendas protegidas prometidas por el alcalde, Abel Caballero, para el primer año de vigencia del nuevo planeamiento.

Según Miguel Font, la principal causa de esta paralización es que los cambios introducidos en el documento urbanístico han provocado que "no salgan los números para poder emprender desarrollos". Asimismo, criticó que los expedientes tampoco progresan en el Ayuntamiento debido al "caos" a la hora de interpretar la normativa, lo que hace que los promotores tarden "2,5 veces más en tramitar que en construir".

Javier Garrido también lamentó la actitud del alcalde hacia el sector de la promoción inmobiliaria, y le acusó de vincular a los promotores con el "pelotazo y la especulación", sin "contrastar con la realidad", lo que calificó de "idiotez imperdonable". "Es despreciable que haya personas que se manifiesten así, porque nosotros nos jugamos nuestro patrimonio y somos tan gallegos como el que más", añadió.