Representantes del sector inmobiliario abogan por "diversificar la oferta como fórmula de estimular la demanda"

VALENCIA, 25 (EUROPA PRESS)

Representantes del sector inmobiliario y agentes implicados en la creación y posterior comercialización de viviendas coincidieron hoy en la "necesidad" de "diversificar la oferta como fórmula de estimular la demanda". El Departamento de Organización de Empresas, perteneciente a la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), celebró un encuentro con expertos y representantes de este sector para analizar la difícil situación por la que atraviesa y formular propuestas basadas en la innovación, cuya puesta en marcha pueda contribuir a mejorar su posición futura.

El encuentro lo inauguró hoy el rector de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Juan Juliá, en presencia de Luis Sendra Mengual, presidente del CTAV, y contó con una variada representación de los ámbitos público, sectorial y empresarial, según informaron fuentes de la institución académica en un comunicado.

En su inauguración, el rector Juan Juliá destacó la "necesidad" de que el sector inmobiliario "trabaje por la búsqueda de nuevos modelos y productos con un mayor respaldo tecnológico y medio ambiental, y aplique la innovación en la definición de nuevos productos que aporten un mayor estímulo a la demanda".

En este sentido, Juliá evidenció la "necesidad" de que el sector inmobiliario "continúe teniendo una presencia relevante en el conjunto de la economía, a tenor del peso específico que ha tenido y la creación intensiva de empleo que aporta su actividad". Sin embargo, agregó que este sector "ha de encontrar su papel en el escenario productivo que resultará de la actual crisis económica, y lo conseguirá desde la profesionalización, modernización e innovación".

Tras la intervención de Luis Sendra Mengual, quien pronosticó para las empresas "una salida lenta de la crisis" y solicitó "apoyo" para el sector inmobiliario, "en la línea de las actuaciones que se están acometiendo en la actualidad con el sector del automóvil, el secretario general de los promotores valencianos, Benjamín Muñoz, llevó a cabo una intervención basada en el análisis, la objetividad y la reivindicación de propuestas para el sector promotor.

Muñoz destacó "el papel de la ingeniería financiera y los productos financieros de alto riesgo y señaló que resulta "necesario" que la banca "ofrezca financiación hipotecaria a los ciudadanos, pues solo mediante la comercialización del stock existente se conseguirá la supervivencia del sector". Un sector que, a su juicio, es "esencial" para la economía, pues "no se ha de olvidar que la construcción de una vivienda supone la creación de 2,4 puestos de trabajo".

Tras anunciar una "reconversión" para el sector inmobiliario durante los próximos años, a lo largo de los cuales diversificará sus productos, Muñoz reclamó a la Administración autonómica una "revisión de la legislación urbanística valenciana, pues ahora es el momento de simplificar una legislación inaplicable y compleja".

"ENCONTRAR SU LUGAR"

Por su parte, el catedrático de Economía y Organización de Empresas de la UPV, Manuel Pérez Montiel, se refirió a la realidad de las empresas del sector inmobiliario que, a su juicio, tienen dos dificultades claras. "En primer lugar, superar la crisis y en segundo lugar, transformarse y encontrar su lugar cuando la crisis se haya superado", reveló.

En este sentido, el también responsable de la organización de esta jornada insistió en la "necesidad" de que las empresas "se profesionalicen, se modernicen y consigan optimizar su capital humano, profesionalizar su gestión y dirección, apostar por la calidad y el medio ambiente" y confió en que las empresas promotoras encuentren "nuevos productos que rompan con la tradición de vivienda que hemos tenido durante las últimas décadas y consigan, por sí mismas, estimular la demanda de vivienda que continuará habiendo una vez superada la crisis y comercializado el stock existente".

Por su parte, la directora territorial de Jones Lang LaSalle Valencia, Sonia Antolín Lorite, incidió en que el sector inmobiliario debe orientar su actividad hacia "un mercado no exclusivamente residencial y diversificar su producción hacia productos como las oficinas, tiendas, hoteles, naves industriales, etc., un segmento netamente inversionista que durante el año pasado, ha generado un volumen de negocio de 110 billones de euros en Europa, EEUU y Japón".