Restaura negocia con la banca para poder afrontar la deuda tras retirar el concurso

((ESTA NOTICIA SUSTITUYE A LA ANTERIOR SOBRE DEL MISMO TEMA))

BARCELONA, 14 (EUROPA PRESS)

Restaura continúa negociando su deuda con la banca debido al estancamiento persistente del sector inmobiliario residencial, según explicó el director general de la compañía, Albert Casajuana, que argumentó que los demandantes de vivienda existentes no consiguen financiación para comprar.

En el marco de una jornada inmobiliaria organizada por la escuela de negocios Esade, Casajuana afirmó que Restaura está en "diversas negociaciones" con las entidades financieras en el proceso de renegociación de su deuda, cuya cifra actual no concretó.

La inmobiliaria catalana presentó concurso de acreedores en noviembre, tras acumular una deuda por valor de 237 millones de euros, pero logró levantarlo dos meses después, al preacordar con la banca la refinanciación.

Entonces inició un plan de venta de activos y reducción de costes, que no ha dado los resultados previstos, y actualmente el proceso de negociación de la deuda sigue abierto.

La reducción de costes se ha traducido en un ERE para 30 personas en España, con lo que reducirá la plantilla hasta 50 empleados, frente a los 120 de finales de 2007. En el exterior, mantiene por el momento sus filiales, ubicadas en Polonia, Francia y Alemania, con unos 40 trabajadores.

Respecto a la venta de activos, Casajuana reconoció que la estrella de la compañía es el mercado residencial urbano, y pese a su "buen producto", este año "no se acaba de reactivar la demanda" y no se concretan operaciones, porque "faltan" compradores potenciales, y los que hay "no consiguen financiación".

Habló de una situación del sector "muy dura", y no se mostró partidario de "anuncios efectistas" de descuentos generales en la cartera de Restaura, sino en la negociación "con cada cliente".

En este sentido, afirmó: "El precio es importante, pero no es lo más importante, sino si lo puedes pagar", por lo que depende de "la financiación y sus condiciones". "El precio ya se ha ajustado, puede ser que lo haga un poco más, pero lo que se debe resolver es la financiación, porque una parte de las entidades financieras no da crédito por prudencia y la otra porque no puede", remachó.

Preguntado por la decisión del Gobierno de eliminar la deducción por vivienda a partir de 2011 para rentas superiores a 24.000 euros anuales, consideró que "no es 'la medida'" clave para solucionar el problema, aunque añadió que el Ejecutivo debe haber valorado sus ventajas. "Ya no tenemos un problema inmobiliario, sino de economía real, luego de financiación y luego inmobiliario".