Tenerife busca dar salida a su 'stock' inmobiliario invitando a inversores rusos, europeos y norteamericanos a la isla

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 21 (EUROPA PRESS)

El salón de las Oportunidades Inmobiliarias que se llevará a cabo entre el 26 y 28 de junio en la isla de Tenerife buscará dar salida al 'stock' inmobiliario que existe en la isla, según informaron hoy los organizadores de la iniciativa que recordaron que a la cita se ha invitado a inversores de Rusia, la Unión Europea y Estados Unidos.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, subrayó en rueda de prensa que unas 80 empresas promotoras y constructoras se repartirán los 120 'stands' para mostrar sus servicios. Aquí la vicepresidenta de la Federación de Entidades Provinciales de la Construcción de Santa Cruz de Tenerife (Fepeco), Ángeles Palmero, afirmó que la cita supone "una oportunidad única de hacer negocio" al tiempo que añadió que al salón también acudirán las entidades financieras.

Por su parte, el vicepresidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Manuel González de León, explicó que al salón acudirán inversores rusos, holandeses, peninsulares y de la ciudad de Miami. Aclaró que podrán darse hasta descuentos de entre el 20 y el 30 por ciento por lo que insistió en que "este es el momento de comprar al mejor precio porque no van a bajar más". Puntualizó que el repunte no se deberá a la especulación.

En este punto, González de León expuso que Canarias no cuenta con el "drama del 'stock' inmobiliario" que sí se da en Levante o Andalucía y cifró que en el archipiélago no se alcanzan las 10.000 viviendas sin vender. "Para los rusos, las islas son como California y se plantea que hay unos 70.000 que quieren comprar en España", aportó.

Por último, la consejera de Viviendas del Gobierno de Canarias, Inés Rojas, destacó la importancia de la iniciativa, ya que se basa en la "unidad de acción" entre todos los estamentos implicados. "El Ejecutivo está empeñado en que la crisis es una oportunidad para mejorar las cosas", planteó para calificar la crisis como "duradera, profunda y mundial".