Un grupo de profesores de la UPNA registra en el Parlamento casi 3.000 firmas contra la compra de derechos de Guenduláin

PAMPLONA, 15 (EUROPA PRESS)

El grupo de profesores de la Universidad Pública de Navarra que ha promovido la campaña contra la compra de los derechos edificables de Guenduláin ha registrado este mediodía en el Parlamento de Navarra 2.948 firmas en contra del desembolso de dinero público para realizar esta operación urbanística.

El profesor del departamento de Gestión de Empresas de la UPNA Pablo Archel afirmó ante los medios, antes de registrar las firmas en el Legislativo, que transcurrido un mes desde el inicio de la campaña de recogida de firmas los promotores están "más que satisfechos" por el resultado obtenido.

El profesor de la UPNA reiteró sus críticas a la posibilidad de que el Gobierno compre los derechos de Guenduláin y sostuvo que supondría una "dilapidación de fondos públicos para pagar los agujeros creados en la cuenta de resultados de unas empresas privadas que no han tenido ningún escrúpulo en los años de bonanza en privatizar los beneficios y que ahora quieren socializar las pérdidas". "Es muy deporable que este rescate salga del erario público", dijo.

Además, Pablo Archel afirmó que esta operación urbanística también es rechazable "desde una perspectiva de vivienda y ordenación del territorio" y argumentó que "no es adecuado que en un entorno tan alejado como el de Guenduláin se esté intentado planificar una construcción de 19.000 viviendas cuando buena parte de la Comarca de Pamplona está sin cerrar".

Así, el profesor de la UPNA insistió en que "hay vivienda vacía que no se puede colocar, con lo cual es un disparate en todos los sentidos que se lleve adelante esta iniciativa".

Sobre la posibilidad de recurrir ante los tribunales el rescate de los derechos edificables, si finalmente se lleva a cabo, Pablo Archel señaló que "hay mucha gente que está dispuesta a poner todos los recursos desde la movilización y desde el recurso a la justicia para tratar de dilucidar las luces y las sombras que una operación como esta comportaría", aunque matizó que no corresponde a este grupo de profesores determinar si efectivamente esta operación sería irregular.