Villar Mir cree que España tardará 2 años en superar la crisis inmobiliaria, "la más aguda" del mundo

Recomienda "vender cuanto antes con los descuentos que sean precisos" a las inmobiliarias con 'stock'

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

España sufre una crisis inmobiliaria "más aguda que ningún otro país del mundo", que aún tardará dos años en superar para que el sector de construcción de viviendas vuelva a la normalidad, según aseguró hoy el empresario Juan Miguel Villar Mir.

En su opinión, la inmobiliaria es además sólo una de las "tres crisis" que actualmente atraviesa el país, junto con la financiera y la de pérdida de competitividad frente al resto de países de la UE.

Respecto al sector inmobiliario, Villar Mir considera que padece "hipertrofia", esto es, presenta una dimensión "demasiado grande para la economía española".

Según sus datos, en los últimos años se ha construido el doble de viviendas de las que se demandan en España (casi 800.000 unidades al año frente a una demanda de unas 400.000) y la facturación del sector en España equivale a alrededor del 19% del PIB. Esta tasa duplica la del 9% de otros países europeos, la del 10,7% de la UE de los 27, y la media mundial del 9,2%.

Ello ha derivado en que, según el empresario, las inmobiliarias y los bancos se encuentren actualmente con el "problema" de sumar un 'stock' de viviendas pendientes de venta de un millón de unidades, "cifra equivalente a la demanda de tres años".

VENDER CON DESCUENTO.

En este sentido, recomendó a las inmobiliarias vender estas viviendas "cuanto antes y con los descuentos que sean precisos, aunque les parezcan elevados, porque la cosa puede ir a peor".

"Un 'stock' de un millón de viviendas constituye un tapón de tres años para que el mercado vuelva a la normalidad. Ya ha pasado un año, pero quedan dos en los que el sector de la vivienda atravesará dificultades", auguró.

De esta forma, calcula que la actividad del subsector de construcción residencial se reduzca a la mitad (un 50%) en el actual ejercicio.

Dado que esta actividad a su vez constituye el 35% del total del negocio constructor español, Villar Mir estima que éste caerá más de un 10% en el conjunto de 2009, el doble del 5,1% que, según sus datos, se habría reducido en 2008, y pese al impulso que el Gobierno pretende dar al segmento de infraestructuras.