Consejero CyL asegura que el Tribunal de Cuentas fiscalizó el expediente sin referirse a defecto alguno

Reitera que el expediente de la variante de Olleros es "correcto, limpio, inmaculado y ajustado estrictamente a la legalidad"

VALLADOLID, 3 (EUROPA PRESS)

El consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León, Antonio Silván, aseguró hoy que el expediente de adjudicación en 2002 de las obras de la variante de Olleros de Alba (León) a la empresa Teconsa fue fiscalizado por el Tribunal de Cuentas del Reino de España que ni en su informe definitivo ni en su informe provisional hizo referencia a defecto alguno o solicitó documentación complementaria respecto a la adjudicación de la citada variante.

Así lo aseveró Silván durante su comparecencia, a petición propia, en la Comisión de Transportes e Infraestructuras de las Cortes de Castilla y León para explicar la adjudicación de dichas obras después de que un auto del juez Baltasar Garzón apuntase a una "adjudicación amañada" por parte de la Consejería de Fomento que habría beneficiado al principal implicado en el conocido 'Caso Gürtel', Francisco Correa.

Durante su comparecencia, el actual titular de la cartera de Fomento en el Gobierno de Castilla y León -los hechos ocurrieron siendo consejero del ramo José Manuel Fernández Santiago-- hizo especial hincapié en que se trata de un expediente administrativo "correcto, limpio, inmaculado y ajustado estrictamente a la legalidad", palabra que llegó repetir hasta once veces en una intervención de siete hojas que apenas duró 10 minutos.

Al respecto, Antonio Silván aseveró que el expediente fue fiscalizado por el Tribunal de Cuentas de España "sin reparo alguno" al tiempo que insistió en que, no sólo el informe definitivo del citado tribunal, sino también el provisional no "hizo referencia a defecto alguno" ni hubo solicitud de documentación complementaria sobre la variante de Olleros de Alba.

Según relató el consejero, con fecha de 15 de abril de 2003 se remitieron al Tribunal de Cuentas del Reino de España los expedientes de obras del año 2002, "entre ellos, naturalmente, se incluye el expediente 1.2-LE-5 Variante de Olleros".

Por su parte, el Pleno del Tribunal de Cuentas aprobó en sesión de 9 de mayo de 2006 el Informe Anual de la Comunidad Autónoma de Castilla y León para el ejercicio de 2002 "sin formular reparo alguno al expediente de la Variante de Olleros".

"Insisto -afirmó tajantemente el consejero durante su primer turno de palabra-- es un expediente correcto, limpio, inmaculado y ajustado estrictamente a la legalidad, de principio a fin -matizó-- y que desde hace cuatro semanas también tiene en su poder el Juzgado Central de Instrucción número 5 y cuya tramitación administrativa no ha puesto en duda".

CONTRATACIÓN ADMINISTRATIVA ESTRICTA Y ESCRUPULOSA

Silván repasó las principales fechas y los principales pasos dados por la Administración regional para la licitación y adjudicación de esas obras de la Variante de Olleros de Alba de los que "no puede derivarse reproche alguno de la actuación de la Junta de Castilla y León" ya que, según relató, se aplicaron los principios de contratación administrativa de una forma "estricta y escrupulosa".

Dicho esto, aclaró que la responsabilidad del Gobierno regional "finaliza, acaba y termina" con la adjudicación del expediente, incluida la notificación de la misma a través del fax remitido por la Consejería de Fomento a la empresa Teconsa sobre el que se desprenden las afirmaciones de "adjudicación amañada" en el auto del juez Garzón.

En este sentido y al igual que aseguró el pasado miércoles el portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago Juárez, cuando trascendieron los hechos, Silván garantizó que en el fax remitido a la empresa Teconsa "no hay anotación alguna" al tiempo que precisó que lo que después se haya podido hacer con él "lo desconozco, no lo se ni lo puedo saber y entiendo que ustedes tampoco".

En este punto, en su turno de réplica, el consejero hizo especial hincapié en que las diligencias del juez Garzón no hacen referencia a un fax de origen sino a "un papel" en destino sobre el que, según comentó, se pueden escribir muchas cosas de las que nadie puede estar a salvo.

"Es una comunicación en origen absolutamente correcta, habitual y legal", subrayó Silván, quien aseguró que las afirmaciones que se han hechos tras conocerse la imputación del juez Baltasar Garzón son "infundadas, injustas, torticeras y temerarias".

En su alocución, el consejero de Fomento explicó que el objetivo de su comparecencia en la Comisión de Transportes e Infraestructuras de las Cortes, a petición propia y con carácter de urgencia, se ha debido a la necesidad de "dejar bien claro la legalidad y pulcritud del expediente objeto de comparecencia".

EL PSOE "EN FUERA DE JUEGO"

"Castilla y León, la Junta de Castilla y León y el personal de la Junta de Castilla y León no pueden quedar en entredicho por unas afirmaciones infundadas, injustas, torticeras y temerarias que en modo alguno tienen su causa y su origen en el expediente de la Variante de Olleros", defendió el consejero de Fomento, que lamentó que al Grupo Socialista le haya pillado "fuera de juego" su comparecencia hoy con carácter de urgencia "en un ejercicio de transparencia".

"¿De qué estaríamos hablando si hubiésemos hecho otra cosa?", se preguntó el consejero, que quiso trasladar un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos de Castilla y León y también a las empresas en el sentido de que se ha habido transparencia en todo el trámite administrativo de ese expediente desde la aplicación del "principio de legalidad".

Por último, Silván aprovechó la ocasión para manifestar su "absoluto respaldo y apoyo" a la labor desempeñada por el equipo técnico de la Dirección General de Carreteras e Infraestructuras de la Consejería de Fomento, con su director general, Luis Alberto Solís, a la cabeza. "Absoluto respaldo y apoyo tanto en este expediente como en los expedientes que tramita la Dirección de Carreteras y todos los centros directivos de la Consejería de Fomento.