El Ayuntamiento aprueba el avance del plan de protección del Alcázar para exponerlo a información pública

SEVILLA, 1 (EUROPA PRESS) La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado hoy el avance del Plan Especial de Protección elaborado por los arquitectos Rafael Bermudo y Vicente Llanos para el sector urbano que rodea al conjunto defensivo y palaciego de los Reales Alcázares, declarado Patrimonio de la Humanidad, al objeto de que el documento sea expuesto a información pública a través de los canales oficiales, según informó hoy la portavoz del Gobierno municipal de PSOE e IU-CA, Maribel Montaño. Según Montaño, este documento redactado a partir de un presupuesto de 119.700 euros por ambos arquitectos y bautizado como 'Plan Especial de Protección del Sector 6 del Conjunto Histórico de Sevilla: Real Alcázar' ha recibido el visto bueno de la Junta de Gobierno, con lo que ahora será expuesto a información pública como "inicio del procedimiento" administrativo correspondiente a su entrada en vigor, dado que posteriormente habrá de ser aprobado de forma provisional para nuevamente someterse a otro periodo de información pública. El documento contiene un catálogo exhaustivo en cuanto a los activos patrimoniales que pueblan el barrio de Santa Cruz y los aledaños de los Reales Alcázares, además de "interpretaciones arqueológicas" y "propuestas encaminadas a posibilitar excavaciones" que recuperen el legado histórico que guarda el subsuelo de la zona, "principalmente" el patio de Banderas y la basílica visigótica que yace debajo y los jardines de los Reales Alcázares, al objeto de enlazar las excavaciones acometidas en 1976 y 1999 tal y como señaló a Europa Press el arquitecto Vicente Llanos. El objetivo del plan es delimitar con exactitud dentro de la trama urbana del histórico barrio de Santa Cruz el recinto del Real Alcázar, identificando así las aproximadamente 90 fincas concretas afectadas por la protección de Bien de Interés Cultural (BIC) y las condiciones que pesan sobre cada una de ellas. Según el arqueólogo del Real Alcázar, Miguel Ángel Tabales, el plan prevé distintos niveles de catalogación, de A a D, para las edificaciones anexas, así como la concreción de protección de grado máximo a nivel 3 en el ámbito arqueológico. El documento, asimismo, contiene un catálogo exhaustivo en cuanto a los activos patrimoniales que pueblan el barrio de Santa Cruz y los aledaños de los Reales Alcázares, pues el entorno sometido a estudio comprende hasta la plaza del Triunfo, la calle Joaquín Romero Murube y la Plaza de Alfaro al norte; al este hasta la calle Mariscal, al sur hasta la avenida de Menéndez y Pelayo, la antigua Pasarela y la calle San Fernando y al oeste hasta la calles San Gregorio, Mariana de Pineda, Deán de Miranda y la Plaza de la Contratación.