ETA.- La banda asesinó en 1991 a un directivo de Ferrovial, a la que vinculó con las obras de la autovía de Leizaran

MADRID, 9 (EUROPA PRESS) ETA asesinó en 2001 a un directivo de la empresa Ferrovial, a la que vinculó con las obras de la autovía de Leizaran, infraestructura contra la que la banda desarrolló una campaña de amenazas y atentados desde 1989 hasta su inauguración, seis años después. El atentado se produjo el 4 de marzo de 2001 en Valencia, cuando el subdelegado de Ferrovial, José Edmundo Casañ, se encontraba en la sede de la constructora. Dos terroristas, uno de ellos José Luis Urrusolo Sistiaga, y obligaron a los empleados a arrojarse al suelo. Posteriormente, dispararon contra Casañ causándole la muerte. ETA se atribuyó el asesinato argumentando la vinculación de la compañía con la construcción de la autovía Irurzun-Andoaian que, finalmente, se construyó tras cambiar su trazado inicial. Esta mañana, un coche-bomba estalló frente a la sede de Ferrovial-Agroman, filial constructora de ferrovial, en la calle Ribera del Loira, 42, en IFEMA, en el campo de las Naciones de Madrid. Se da la circunstancia de que la compañía es una de las destacadas compañías del sector que participa en la construcción de la Y vasca. En concreto, la firma, en UTE con Fonorte, se adjudicó, en diciembre de 2006 el subtramo II, de 2,4 kilómetros, del proyecto del TAV para Euskadi, el que unirá Legutiano (Alava) con Eskoriatza (Gipuzkoa). La banda terrorista ETA amenazó, en su último comunicado, a la empresas implicadas en el desarrollo de la denominada Y vasca, y enumeró a cada uno de los colectivos implicados en las obras. Además, asumió el asesinato del empresario Gipuzkoano Inaxio Uria, cuya compañía desarrolla el tramo del TAV que separa Arrazua de Ubarrundia.