II

CALATAYUD (ZARAGOZA), 6 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Calatayud, Víctor Ruiz, va a solicitar el acondicionamiento del firme del camino que une Huérmeda con la antigua N-II con el objetivo de proporcionar a los vecinos de este barrio pedáneo un acceso más directo a la ciudad.

Con esta finalidad, solicitará la ayuda económica de la Diputación Provincial de Zaragoza y la autorización de las instituciones pertinentes, ya que la apertura de este camino fue consecuencia de las obras de construcción de la línea del AVE Zaragoza-Lérida.

El camino tiene una longitud aproximada de 1.350 metros y se encuentra sin asfaltar porque el GIF no lo adecuó al finalizar la obra, según explica el Consistorio bilbilitano en un comunicado. Este paso comunica el barrio pedáneo de Huérmeda, situado a 5 kilómetros de Calatayud por la CV-610, con la antigua N-II a la altura de Marivella.

El camino tiene tramos de pendiente pronunciada por lo que, en su situación actual, se ve muy afectado por los arrastres de tierras en caso de fuertes tormentas, que llegan a dejarlo impracticable.

Además, esta es la vía que utilizan los vecinos de Huérmeda para llegar a Calatayud, donde se localizan todos sus servicios, en las ocasiones en las que la carretera de acceso habitual, la CV-610, se encuentra cortada a causa de inundaciones.

Por este motivo, los vecinos de Huérmeda han solicitado en reiteradas ocasiones el acondicionamiento del camino, "una actuación relativamente sencilla, de bajo coste, y que podría tener una alta rentabilidad social", argumenta el alcalde en su propuesta.

La principal vía de comunicación entre Huérmeda y Calatayud es la CV-610. El Ayuntamiento señala que ésta es una vía angosta, estrecha y con muy mala visibilidad que, por su situación, entre el lecho del río Jalón y la ladera, se ve afectada por inundaciones y por desprendimientos de ladera con relativa frecuencia.