Un consejero de Camps adjudicó obras a la empresa de unos amigos

VALENCIA, 16 (EUROPA PRESS) El actual conseller de Gobernación de la Generalitat Valenciana, Serafín Castellano, adjudicó obras durante diez años a una empresa constructora propiedad de unos amigos íntimos, aunque éste afirma no ver "inconvenientes" en que sean contratistas de su departamento, según una información de la Cadena Ser recogida por Europa Press. Según la cadena, Castellano adjudicó numerosas obras relacionadas con los distintos departamentos de la Generalitat que ha ocupado --Sanidad, Gobernación y Justicia-- a la empresa de unos amigos personales, con los que posee intereses comunes, puesto que su esposa y la administradora de esta firma compraron unos terrenos conjuntamente. En todos los casos, las adjudicaciones se hicieron a través de contratos menores que evitaban el concurso con otras compañías, mecanismo que implicaría que la resolución tuviera que hacerse pública a través de los boletines oficiales. Desde la constitución de la mercantil en septiembre de 1996, esta empresa firmó contratos con diferentes administraciones de la Comunitat Valenciana, pero fundamentalmente con la Generalitat a partir de que Castellano se convirtiera en conseller de Sanidad, en el año 2000, según las mismas fuentes. Entre otras obras, esta empresa se hizo cargo de las obras en el laboratorio de hormonas del Hospital Universitari La Fe de Valencia; la ampliación del centro de salud de Riba-roja del Túria; las obras de la sala de mando del Centro de Emergencias de la Comunitat, así como la reparación del tejado del mismo centro, la instalación del sistema de detección de incendios y gran parte de la reforma del alumbrado. Ante esta información, Castellano reconoció en declaraciones a la cadena que es íntimo amigo de los dueños de esta constructora, y admitió que firmaron juntos la compra de unos terrenos aunque dijo no detectar inconveniente alguno en que sean contratistas del departamento que él dirige.