Industria publica un método homogéneo para que las eléctricas calculen la factura mensual de la luz

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Industria publicó hoy la nueva metodología para el cálculo por parte de las compañías eléctricas de la factura mensual de la luz, que parte de una lectura bimestral de los contadores y de que uno de los meses el recibo se emitirá sobre estimaciones de consumo.

La publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del nuevo método tiene como objetivo establecer de forma unívoca la estimación del recibo de la luz y acabar con los problemas que generó a comienzos de año la entrada en funcionamiento de la factura mensual.

En aquel momento, las organizaciones de consumidores denunciaron errores en el cobro de la factura por el cargo inadecuado de penalizaciones por exceso de consumo o por el traslado de la subida de la luz de enero al recibo de diciembre, lo que provocó una investigación de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) y una resolución unánime del Congreso pidiendo una corrección del sistema.

En la disposición publicada hoy, que entrará en vigor con la Tarifa de Último Recurso (TUR), el próximo 1 de julio, se establece una decena de fórmulas para el correcto cálculo de la factura estimada en los meses en los que no haya lectura real.

Entre los cambios impulsados por Industria, figura el de que en el primer mes se facture conforme a estimaciones a partir del consumo real del mismo mes del ejercicio anterior, dividido entre el número de días de aquel mes y multiplicado por el número de días de la actual facturación. Si no se dispone del dato del año anterior, se recurrirá al promedio disponible.

Además, no se imputará el recargo sobre exceso de consumo a las facturas realizadas sobre consumo estimado, sino sobe la factura real. Para aplicar el recargo, se distribuirá el consumo real en el periodo comprendido entre dos lectural reales, lo que permitirá obtener un promedio sobre el que se calculará la aplicabilidad del recargo. Para las bonificaciones se utilizará el mismo mecanismo.

En los recibos del primero mes debe figurar si su cálculo es estimado. Posteriormente, en el segundo mes, se liquidarán las diferencias entre el importe real y el estimado.

Por otro lado, la facturación de los recibos estimados se realizará de forma proporcional a los días transcurridos en cada periodo tarifario. El consumo estimado se distribuirá en un promedio diario y se aplicarán las tarifas vigentes en cada periodo.